Al menos diez personas murieron luego de que un hombre abriera fuego en la provincia canadiense de Nueva Escocia tras disturbios que se prolongaron por 12 horas, informaron el domingo medios de comunicación locales.

El canal de televisión CTV, citando testigos, dijo que la policía había matado a tiros al presunto agresor en una estación de servicio.

La policía afirmó previamente que habían arrestado a Gabriel Wortman, de 51 años, tras una persecución en automóvil bajo sospecha de disparar a varias personas, cuyas condiciones no especificaron.

La Real Policía Montada de Canadá (RCMP, por sus siglas en inglés) afirmó que el incidente ocurrió en la pequeña ciudad costera atlántica de Portapique, a unos 130 kilómetros al norte de la capital provincial, Halifax.

Canadian Broadcasting Corp y Global News informaron que «varias personas» habían muerto.