Rafael Lulet

A más de 5 años del caso de los desaparecidos de Ayotzinapa, aún sigue la persecución de culpables, un asunto que tiró a la lona a la administración del Gobierno de Peña Nieto, y marcará una de las peores investigaciones de la entonces Procuraduría General de Justicia, estando al enfrente en ese momento Jesús Murrillo Karam, quien a su vez provocó su destitución para ser desterrado de la vida pública y con ello su carrera política.

Pero, ¿fue culpable?, para ello retomemos lo ocurrido en pocas palabras, la desaparición de 43 jóvenes la noche del 26 de Septiembre del 2014, a bordo de 2 autobuses, quienes eran perseguidos por policías municipales y estatales de Iguala, por una presunta acusación de secuestros de los vehículos donde se encontraban trasportándose de la terminal local, remontando a las batallas sociales sostenidas por las escuelas normalistas de ese Estado, donde da inicio a una historia que aún no tiene fin.

Previo a la marcha de cada año en conmemoración al 2 de Octubre, planearon los estudiantes en asistir a la Ciudad de México, no antes habiendo secuestrado autobuses y combustible a lo largo de una semana anterior al día de sus desapariciones; para eso el plan del gobierno municipal y estatal, era concentrarlos en la escuela para impedir siguieran realizando los actos vandálicos. Los días 25 y 26 de ese mes o sea de Septiembre, los estudiantes se encontraban visitado Chilpancingo, trasladándose en 2 autobuses con miras de apoderarse de otros más pero fueron impedidos por la intervención policiaca.

Frustrados por su intento se dirigieron a Iguala donde intentarían realizar lo mismo ocurrido en Chilpancingo esperando tener éxito. El plan era, secuestrar 3 autobuses más en esa localidad, logrando así adjudicarse dos de la línea Costa Line y otro de la empresa Estrella Roja, con esto tenían ya, 5 vehículos en total, sumándose a uno de Costa Line y dos de Estrella de Oro, donde el chofer de uno de los camiones se resistió a la toma para después notificar a sus patrones y realizar la denuncia ante la policía.

Debemos recordar la vinculación del alcalde de esa pequeña Ciudad de Iguala al perredista José Luis Abarca Velázquez, con el grupo criminal “Guerreros Unidos” a quienes se les atribuye entre tantas actividades delictivas las del tráfico de drogas desde México con destino a diferentes ciudades de los Estados Unidos, transportándolas en tráileres o en autobuses de pasajeros, dentro de compartimientos ocultos; la cocaína y la metanfetamina se llevaba disuelta en soluciones líquidas, para su mejor transportación.

Dentro de las investigaciones federales, se encontraron con la hipótesis de que los estudiantes tuvieron la mala fortuna de secuestrar algunos autobuses transportando dichas mercancías del cartel de “Guerreros Unidos”, el cual fueron “rescatados” por policías municipales por orden de Luis Abarca recuperándolas para el grupo delictivo.

Pero, las hipótesis se pierden a no existir los cuerpos para confirmarla, y así concretar la conexiones de los hechos; ante la presión del momento la Procuraduría comenzó a lanzar teorías y conclusiones sin sustento, entre ellos la de haberse quemado los cuerpos por horas o tal vez días, en un basurero en la localidad de Cocula, declarando Murrillo Karam que los restos se encontraban en un estado de calcinación a tal grado de ser imposible tocarlos debido a correr el riesgo de deshacerse. Dicha teoría fue difícil el sostenerlo y comprobarlo.

A la fecha esa especulación de los cuerpos quemados en el basurero, solo es creíble en escenas de películas de Hollywood, por muchas inconsistencias, pero que permitió el descredito de las instituciones principalmente de la Procuraduría General y de la Presidencia al sostenerlo. En la actualidad las acciones de sembrar pruebas e hipótesis sin sustento del gobierno de Peña Nieto marcaron para siempre su Administración y la de Murrillo Karam, a quien últimamente lo exoneraron del juicio político en la Cámara de Diputados por la omisión en el caso Ayotzinapa, considerándolo algunos como pago de favores. ul List Accent

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here