México trabaja con Estados Unidos para avanzar en una “coexistencia” de sus distintas posturas sobre el tema de migración, dijo hoy el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

El secretario de Relaciones Exteriores señaló en su cuenta de Twitter que México actuará a partir de su propia visión, que ha expresado en el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular adoptada en la cumbre de Marrakech en diciembre pasado.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reclamó este jueves en Twitter lo que considera una inacción de México para detener el flujo de migrantes centroamericanos que recorren territorio mexicano rumbo a su país.

Como en ocasiones pasadas, Trump amenazó que puede cerrar la frontera que Estados Unidos comparte con México y acusó que Honduras, El Salvador y Guatemala “han tomado nuestro dinero por años” sin hacer nada al respecto.

“Estamos trabajando con las autoridades de EU (Estados Unidos) para avanzar en la coexistencia de nuestras posturas distintas sobre migración”, escribió Ebrard, sin hacer alusión al reproche de Trump.

México enfrenta desde octubre pasado un incremento del número de centroamericanos que recorren su territorio en busca de cruzar a Estados Unidos, miles de ellos en masivas caravanas que son insólitas en el añejo flujo migratorio desde Centroamérica.

La Secretaría de Gobernación (Interior) de México anunció el miércoles que establecerá un plan en el sureste del país para contener el creciente flujo, señalando que muchos de los centroamericanos son traficados por criminales que aprovechan la porosa frontera de México con Guatemala.

El flujo migrante se ha desbordado y colapsa los albergues en la frontera de México con Estados Unidos, país que ha devuelto a miles de centroamericanos a sus lugares de origen en febrero y marzo, expuso la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, al anunciar el plan.

Los reclamos de Trump a México se hicieron cotidianos tras la formación de las caravanas de centroamericanos a finales de 2018 e inicios de este año, aunque en las últimas semanas no había abordado en su Twitter la situación.

Por la mañana, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, respondió en conferencia que la inconformidad de Estados Unidos es legítima, pero apuntó que el gobierno mexicano trabaja para impulsar un desarrollo en Centroamérica que frene la migración.

“No queremos de ninguna manera confrontarnos con el gobierno de Estados Unidos, vamos a mantener una relación muy respetuosa con el gobierno de Estados Unidos y con el presidente Donald Trump”, dijo López Obrador.

Trump usa la migración irregular como un alegato para construir un muro en la larga frontera común, para lo cual declaró en febrero una emergencia nacional en busca de obtener los fondos que el Congreso le ha negado para la obra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here