Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, afirmó que México no podría adoptar restricciones como las tomadas en Italia por el coronavirus debido a que el nivel de propagación del virus es mínimo, y además esto podría paralizar la actividad social y económica.

«En esta etapa primer etapa (de la propagación de la enfermedad), la mayoría de las intervenciones de espacios públicos abiertos o cerrados o escuelas o sitios de trabajo no se necesitan cerrar porque hay tan poquitos casos que la probabilidad de que se disperse el virus a partir de esos casos es muy baja», aseguró López-Gatell en conferencia.

El subsecretario dijo que las intervenciones que han tomado otros países infectados con el Covid-19 son radicales que, de aplicarse en México, llevarían a una parálisis nacional.

«Las intervenciones de salud pública también tienen consecuencias. Intervenciones radicales, extremas de sana distancia, de distanciamiento social como cancelar las escuelas, cancelar los eventos públicos, como cerrar ciudades enteras, como cancelar el transporte de entrada y salida de estas ciudades tienen consecuencias que puden ser muy importantes, porque se paraliza la actividad social y económica.

«Si se detuviera la actividad económica y social de una ciudad por mucho tiempo, lo que ocurriría es que empezaríamos a sufrir los efectos negativos de haber paralizado la actividad social y económica y nos quedaríamos sin alimento, niños perderían la educación, hospitales tendrían dificultades, no se fabricarían los insumos, no se podría recolectar la basura», explicó el funcionario de Salud.