México, líder invicto de las eliminatorias de la Concacaf para el Mundial de 2022 con 14 de 18 puntos posibles, y Estados Unidos, segundo con 11, protagonizarán este viernes un duelo de pesos pesados, mientras en el fondo de la clasificación Honduras lleva un revulsivo a su banquillo para volver a la vida.

El TQL Stadium, el más nuevo de la MLS, y la ciudad de Cincinnati serán palco y paisaje de una nueva era de las citas entre el Tricolor y el equipo de las Barras y las Estrellas, pues por casi dos décadas para estos superclásicos de la Concacaf por eliminatorias fue el Crew de Columbus.

El seleccionador Gregg Berhalter no contará con dos de los máximos exponentes de la naciente generación dorada, Gio Reyna y Segiño Dest, y amenaza con llevar al once titular a Christian Pulisic, lo que tiene de pelos en punta al entrenador del Chelsea inglés, Thomas Tuchel, quien cree prematuro llevar a la guerra al ariete de 23 años que ha invertido meses en su lenta recuperación.

Al México del argentino Gerardo Martino también le preocupa tener al frente al de Hershey, como también sabe que para los de Berhalter la presencia del ariete del Wolves Raúl Jiménez resultará muy incómoda para su sistema defensivo.

A 11 puntos de distancia de la cima del octogonal final a la que quiere llegar Estados Unidos con una victoria, marcha la selección de Honduras, que dio un golpe de timón con la contratación del colombiano Hernán Darío Gómez, cuyo trabajo está unido a un valioso capítulo de la historia de Panamá, curiosamente el escollo de su debut, este viernes en San Pedo Sula.