El andarín guatemalteco, Alejandro Barrondo quien conquistó el bronce en los pasados Juegos Panamericanos de Lima, Perú, realizó uno de los gestos más nobles, al ser reconocido en su país se despojó de su medalla para ponérsela a su madre,

“Cuando tenía ocho años mi mamá con Q35 me compró una caja para lustrar zapatos; porque mi papa nos abandonó y no teníamos para comer”, señaló.

Barrondo terminó en el tercer puesto con un tiempo de 1:21:57, seis minutos después del ganador de la medalla de oro.

“Agradecido con Dios, pero sobretodo con mi señora madre, para mí es un honor entregar mi medalla a mi madre, ella se ha sacrificado por mi familia”, agregó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here