Víctor Gutiérrez Juárez 

Hace algunos días, caminando por las colonias Del Valle, Nápoles y por las Águilas de la Ciudad de México, me llamó la atención que, en muchos de los postes de energía eléctrica, existe una maraña de cables que, además de ir en aumento, no tienen ningún orden o arreglo y pone en riesgo a los ciudadanos. Este cableado pertenece a empresas de televisión por cable, telefonía e internet, y que en próximos meses podría tener solución. 

En el año 2020 el proyecto de decreto por el que se expide “La ley para el retiro de la infraestructura aérea y su uso y aprovechamiento del subsuelo de la Ciudad de México”, suscrita por la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, cierra los vacíos legales que existen actualmente que ayudarán a ordenar y controlar a todas estas empresas de fibra óptica. 

 Actualmente las compañías de telecomunicaciones pagan a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por la renta de los postes y donde el Gobierno capitalino. Una de las buenas noticias que esta ley incluye, es que el cableado en postes será sustituido por cableado subterráneo y las entidades encargadas de determinar zonas de instalación, mantenimiento y retiro de infraestructura por soterramiento y aérea, serían la Secretaría del Medio Ambiente (SEDEMA) y la Secretaría de Obras y Servicios (SOBSE).  

En esta esta ley, se tienen consideradas dos etapas, una de transición, la cual describe la fase de inmersión de infraestructura de un estado donde el cableado es en su mayoría aéreo a uno donde toda la infraestructura de telecomunicaciones está en el subsuelo. En esta etapa se establecerán procedimientos para que toda nueva obra de telecomunicaciones sea implementada únicamente en el subsuelo. 

La otra etapa, es de mantenimiento la cual menciona que una vez trasladada la infraestructura al subsuelo se calendarizarán las colonias que podrán ser impactadas periódicamente para la actualización y mantenimiento de la infraestructura instalada y para la entrada de nuevos usuarios del subsuelo. Esta ley tiene secciones muy interesantes que hacen alentador el cambio en las líneas aéreas de telecomunicaciones, estas son, licencia para instalación o modificación de la infraestructura, licencia para el uso de infraestructura ya existente y licencia para el desmantelamiento, demolición o retiro de infraestructura. 

Esta ley incluye a todos aquellos que construyan, instalen, realicen trabajos de mantenimiento o reparación para la prestación de servicios de energía eléctrica, hidráulicos, telecomunicaciones, gas, vial, subterráneo u otros que utilicen el espacio público, que se encuentren en el espacio aéreo o en el subsuelo de la Ciudad de México. El reto es enorme, ya que la regulación de la infraestructura de telecomunicaciones debe tocar a las 1999 colonias de las 16 alcaldías, en las que se subdivide la Ciudad de México y en las que prácticamente se tiene el problema, esta iniciativa propone la creación de una Comisión Intersectorial que tenga como atribuciones las de establecer las directrices y mecanismos. 

Con esto se tiene la expectativa de que la ciudad mejore las condiciones de los servicios y garantice mayor seguridad, mitigando peligros existentes a los que se expone a la ciudadanía, además de aliviar el tema del terrible tema estético que representa para la vista de nuestra ciudad.