Más de 14 millones de personas se encuentran en alerta en California por un fenómeno conocido como ‘río atmosférico‘, lluvias excesivas y potencialmente catastróficas que están cayendo en el sur del estado y que dejarán en tres días casi la mitad de las precipitaciones de todo un año.

El domingo, Los Ángeles experimentó su día más lluvioso en casi 20 años y en 24 horas llovió lo equivalente a un mes.

El gobernador de California, el demócrata Gavin Newsom, declaró ayer el estado de emergencia para ocho condados del sur del estado por la tormenta invernal que previsiblemente dejará récords de lluvia y nieve.

La alerta abarca a Los Ángeles, Orange, Riverside, San Bernardino, San Diego, San Luis Obispo, Santa Bárbara y Ventura, condados que fueron incluidos en la declaración que facilita el despliegue de recursos y el uso de la Guardia Nacional de California en el caso de emergencias.

Según los meteorólogos, el mayor peligro proviene de la trayectoria del río atmosférico -una enorme columna de humedad extraída del Océano Pacífico- que está descargando su fuerza sobre una de las regiones más pobladas del país.