La gastritis, según la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), es la inflamación de la mucosa gástrica transitoria que puede ocasionar dolor en la boca del estómago, náuseas, reflujo, vomito e indigestión.

Además de la medicación, el tratamiento de la gastritis contempla llevar a cabo una alimentación balanceada, que ayude a reducir la acidez en el estómago.

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y con Healthline, se recomienda el consumo de granos enteros, pasta, arroz y pan blanco. Las legumbres también son una buena opción, siempre y cuando se evite cocinarlas enteras y con otros ingredientes grasos de origen animal.

Las frutas y verduras son esenciales en caso de tener gastritis. Se deben evitar aquellas que sean ácidas y en el caso de las verduras, procurar que estén hervidas, cocidos o a la plancha.

En cuanto a las carnes, las recomendadas son las bajas en grasas, como el pescado o las carnes magras. El huevo y sus derivados, así como el fiambre de pollo o de pavo son otras buenas opciones.