• Las Malas Palabras de esta semana tienen que ver con quien es ECUÁNIME, esos seres dotados de un ánimo sosegado y que pese a la adversidad a la que se enfrentan, son capaces de mantenerse serenos, aún ante las circunstancias más difíciles. 

Marta Obeso / @MartaObeso  

Para ser una persona ecuánime debemos aceptar lo INEVITABLE, sobre todo cuando se trata de superar una situación DIFÍCIL, como lo es la actual EMERGENCIA sanitaria por la que atraviesa la humanidad o este Gobierno de la 4T que, a muchos no deja de SORPRENDERNOS. 

Vivimos en un México POLARIZADO por los dimes y diretes de nuestro presidente y, cada vez es más evidente la FALTA de destreza de López Obrador para diferenciar la realidad de lo que son sus sueños; así quedó constatado en su Tercer Informe de Gobierno. 

En el México de Andrés Manuel López Obrador, aunque MENOS, los trabajadores gozan de mejores condiciones de trabajo; aunque más, los POBRES son primero; aunque ESTANCADA, hay estabilidad económica y, aunque INSUFICIENTE, los adultos mayores cuentan con su pensión universal.  

Más enfocado en combatir la CORRUPCIÓN; la INSEGURIDAD se ha convertido en la peor PESTE a la que nos encontramos expuestos, por lo menos así quedó registrado durante el pasado mes de agosto, el tercer mes más VIOLENTO del 2021, durante el cual que se cometieron 2 mil 414 HOMICIDIOS; esto solo hablando de la violencia ejercida por la DELINCUENCIA organizada, a la que hay que sumarle el incremento en violencia intrafamiliar, en la violencia laboral, psicológica e institucional, entro otros muchos tipos de violencia que también van en aumento. 

ASESINADOS, DESAPARICIONES FORZADAS, EJECUCIONES, TORTURA, AGRESIONES SEXUALES, ROBO CON VIOLENCIA, ASALTOS, SECUESTROS son parte de la inseguridad a la que los mexicanos nos enfrentamos diariamente, siendo todo esto para López Obrador menos MOLESTO que lo que él ha llamado los representantes del HAMPA del periodismo. 

Y ¿cómo mantenerse ecuánime?, y mentalmente estable, cuando el jefe del Ejecutivo está EMPECINADO en vivir rodeado de ADULADORES atentos a escuchar una serie de RETROCESOS disfrazados de éxito. 

El Tercer Informe de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, es el real manejo de la realidad de un soñador. Aunque en la realidad se vive en cierto tipo de sueño y los sueños pueden hacerse realidad, lo real es que las aspiraciones del presidente no estarían tan mal si dejaran de ser un sueño.  

Lo que pretendo decir es que tener una visión de un México sin pobres y sin corrupción, suena lindo; pero ya pasaron 3 años y López Obrador no ha logrado estructurar la estrategia que le permitirá alcanzar su sueño, por el contrario, ese México maravilloso con una legalidad incorruptible, una democracia consumada, una transparencia institucional que garantice el derecho a la información, simple y sencillamente: No existe.