• Sin duda, es temerario y valiente
  • Acusa Alfredo Ramírez a medios nacionales de ser responsables de que se estigmatice al estado
  • De manera cobarde gobernador evade su responsabilidad
  • Se la columpió «Baltita Gaona»
  • AMLO es quien debería arrodillarse y pedir perdón a los mexicanos por mentir y traicionar

José Cruz Delgado

Cómo se ha escrito en este espacio, hay buenos y malos políticos en todos los partidos, pero más malos que buenos que solo ven por sus intereses personales y no de la comunidad.

Hay uno que ha llamado mucho la atención, me refiero al diputado federal por Apatzingán Francisco Huacuz Esquivel, quien por cierto tomó la sabia decisión de abandonar al Partido del Trabajo para incorporarse al de de la Revolución Democrática.

Huacuz Esquivel ha tenido los pantalones para denunciar públicamente el grave problema de la inseguridad que priva en el estado de Michoacán, sobre todo de las amenazas de que son objeto algunos presidentes municipales por parte de la delincuencia.

También ha denunciado la inseguridad en la que viven las y los michoacanos, principalmente en la región de Tierra Caliente, pero al parecer a este gobernadorcillo de pacotilla le vale madre, pues más bien parece un sirviente del cuatrotero Andrés Manuel López Obrador, una foca que todo le aplaude, bueno, hasta si echa un gas se le hace gracioso, se comporta como un payaso, como un bufón del presidente.

En muchas ocasiones, el legislador ha dicho que tiene pruebas de sus dichos y que se las enseña al «cuatroterito» cuando guste, pero todo ha sido en vano, se niega a escucharlo.

El apatzinguense es valiente y hasta temerario, sabe a lo que se expone con sus denuncias y aun así sigue insistiendo en el tema de la inseguridad, sobre todo en esa región, todos deberíamos tomar su ejemplo y denunciar para ver si el títere de López Obrador hace algo, pero como dije, le vale madre.

No importa si la violencia tiene que ver o no con grupos delincuenciales, ni quien la genera, el problema es que está latente en el estado y es muy grave, y lo peor de todo es que la minimiza.

Y para evadir el tema acusó a los medios de comunicación nacionales de ser los generadores de ruido sobre los los acontecimientos de seguridad en la entidad lo que provoca que estigmaticen a Michoacán, así de canalla es Ramírez Bedolla.

Repartiendo culpas evade su responsabilidad el muy cínico, igual que su su titiritero, mientras Michoacán sufre por tanta violencia. Homicidios dolosos, levantones y feminicidios no le bastan para aceptar que su estrategia de seguridad, si es que la tiene, no funciona.

SE LA COLUMPIÓ BALTITA GAONA… Quien de verdad se pasó de lanza, de arrastrado y lambiscón fue el diputado Baltazar Gaona, mejor conocido como «Baltita», pues en tribuna del congreso dijo que los partidos neoliberales deberían hacer una marcha de rodillas para pedir perdón al pueblo y al presidente López Obrador.

Los gritos no se hicieron esperar de parte de los diputados del PAN-PRI-PRD que le pedían que se callara, que siguiera diciendo estupideces, como la que AMLO debería quedarse otros 6 años más en la presidencia.

Imagínese, lleva cuatro años y ya no lo soportan porque tiene al país destrozado y hundido en la mediocridad, y este falso redentor del PT quiere que permanezca en el poder para que siga chingando a la mayor parte de mexicanas y mexicanos.

De “exageradamente impactante, calificó la marcha de los acarreados que ordenó el presidente que se hiciera a su favor, es como si se hubiera vuelto loco al decir semejante barbaridad.

Para terminar con su locura, coreó:

Andrés, presidente; “¡Noroña es el siguiente!”, “¡Honesto, valiente, es mi presidente.

¿Honesto y valiente? ¿A qué presidente se referiría?

Porque el de México es todo lo contrario, además de mitómano.