• Diputados morenistas quieren ver incendiado al estado
  • Para la segunda etapa de la Nueva Normalidad las medidas sanitarias serán más estrictas

José Cruz Delgado

Siempre ha habido coordinación entre el gobierno federal y el estado de Michoacán, sin embargo, sus detractores morenistas quieren hacer creer a los michoacanos que no la hay, que hay confrontación, pero no es así.

Sí, ha habido discrepancias, pero es común, a veces no se llegan a acuerdos, pero no es para alarmarse.

En la reciente visita del AMLO a la entidad, Silvano Aureoles fue muy claro al señalar que la estrecha coordinación que el Gobierno del Estado mantiene con la Federación, así como la inversión en capacitación policial, infraestructura y tecnología, ha hecho posible combatir la inseguridad y disminuir los delitos.

El perredista explicó que, en sólo cinco años, en Michoacán se mejoraron las condiciones laborales de las y los policías y se fortalecieron las instituciones para lograr la paz en las diferentes regiones del estado e indicó que el fortalecimiento en las instituciones de seguridad y procuración de justicia permitió disminuir los índices en delitos como el secuestro, la extorsión y el robo.

También reconoció ante López Obrador que “sólo si nos coordinamos vamos a poder hacer frente al flagelo de la inseguridad y alcanzar los resultados que la sociedad demanda”.

Como ve usted, no hay tal confrontación, discrepancias sí, y han quedado de manifiesto, pero nada para alarmarse, eso quisieran los morenistas y es lo que están buscando, desorientar a la sociedad con declaraciones incendiarias.

Por cierto, la visita de López Obrador a la entidad estuvo plagada de reproches, bloqueos y manifestaciones de parte de grupos sociales que, desde temprana hora se apostaron frente a la 21 Zona Militar que exigían se pararan las obras del Tren Maya y que se fuera, mientras que indígenas realizaban tres bloqueos carreteros y lo acusaron de mentiroso, de no cumplir su palabra.

Aureoles Conejo le dijo de frente al presidente que echará marcha atrás la pretensión de recortarle 815 millones de pesos de participaciones federales a Michoacán porque afectará también a los municipios.

Y respecto a la controversia constitucional presentada por el gobierno de Michoacán ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación por la participación de las Fuerzas Armadas en materia de seguridad, Silvano dejó en claro que no tenía dedicatoria contra el mandatario ni contra el Ejército sino a favor de que la Corte se pronuncie para decir los límites de actuación de las Fuerzas Armadas

¿En dónde está la confrontación? Es más, el Ejecutivo federal les tapó la boca a sus propios correligionarios, al reconocer públicamente, por encima de cualquier diferencia, el trabajo del perredista por garantizar la paz en Michoacán.

Por cierto, ¿aceptará AMLO la invitación de Silvano para que venga a inaugurar dos hospitales en los próximos días?

Ojalá y sí.

14 MUNICIPIOS EN BANDERA AMARILLA POR COVID-19… A un mes de la Nueva Convivencia, Michoacán tiene hoy 14 municipios en bandera amarilla por COVID-19, los cuales sesionarán en sus comités municipales las acciones para romper la cadena de contagio, ya que representan un riesgo alto debido al número de casos activos y defunciones.

Estos son, Apatzingán, Huetamo, La Huacana, Lázaro Cárdenas, Morelia, Múgica, Parácuaro, Pátzcuaro, Puruándiro, Sahuayo, Uruapan, Zacapu, Zamora y Zitácuaro, de los cuales, los últimos seis pasaron de verde a amarillo. 

Previo al comienzo de la segunda etapa de la Nueva Convivencia, el Comité de Seguridad en Salud se reunió para hacer un análisis y estudiar los escenarios en los diferentes municipios de Michoacán.
“Me queda claro que la enfermedad llegó para quedarse, pero decidimos iniciar en junio una Nueva Convivencia, con el 25 por ciento en la capacidad operativa de los negocios, porque me preocupan los efectos en la caída de la recaudación y de la movilidad económica que ya empieza a golpearnos”, dijo Silvano.

Para la segunda etapa de la Nueva Convivencia las medidas sanitarias serán más estrictas y con el apoyo de las autoridades sanitarias, de la Secretaría de Seguridad Pública, Guardia Nacional, Sedena y Marina se vigilará que se cumplan con las indicaciones en municipios y establecimientos, señala Silvano.

A un mes de que se inició la Nueva Convivencia, la secretaria de Salud de Michoacán, Diana Carpio Ríos comentó que en Michoacán se evolucionó en la métrica para monitorear el comportamiento de la enfermedad, COVID-19, con el Centro de Inteligencia en Salud (CIS).

Carpio Ríos agregó que a través del CIS y del despliegue de unidades móviles para la toma de muestra en municipios se tiene un panorama más completo para transitar a un Michoacán más responsable y preparar al estado para la temporada invernal.

A un mes de la Nueva Convivencia, Michoacán tiene hoy 14 municipios en bandera amarilla por COVID-19, los cuales sesionarán en sus comités municipales las acciones para romper la cadena de contagio, ya que representan un riesgo alto debido al número de casos activos y defunciones.

Estos son, Apatzingán, Huetamo, La Huacana, Lázaro Cárdenas, Morelia, Múgica, Parácuaro, Pátzcuaro, Puruándiro, Sahuayo, Uruapan, Zacapu, Zamora y Zitácuaro, de los cuales, los últimos seis pasaron de verde a amarillo. 

Al esfuerzo de organización de la Secretaría de Salud de Michoacán, a través de los comités municipales, se sumarán los guardianes de la salud en acciones de vigilancia sanitaria para garantizar que se cumpla con los protocolos establecidos para los comercios, empresas y oficinas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here