La Cámara de Compensación de Aerolíneas de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA Clearing House) ha suspendido la membresía de Interjet por falta de pago. Esto es muy grave, ya que a través de este mecanismo se realiza la liquidación de los cargos entre aerolíneas, agencias de viaje y muchos proveedores a nivel nacional e internacional. Dicho de otra forma, Interjet no puede hacer ventas por agencias de viaje o hacer transacciones con otras aerolíneas y muchos proveedores si no forma parte de esta cámara de compensación.

Es prácticamente imposible no recordar lo que ocurrió en el caso de Mexicana de Aviación hace más de una década. Después de varios meses con problemas financieros, la suspensión de la membresía en la cámara de compensación de la IATA ahogó todavía más el mermado flujo de ingresos de la aerolínea y la llevó a la insolvencia. Hoy la historia parece que se repite.

Los problemas financieros de Interjet y sus adeudos con el Sistema de Administración Tributaria (SAT), el Instituto Nacional de Migración (INM), el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y arrendadores de aeronaves, entre otros, han sido públicos por algunos meses. A esa delicada situación financiera se agregó después la caída en el tráfico aéreo por la emergencia sanitaria mundial del Covid-19 y, ahora, esta suspensión.

Muchos arrendadores de aeronaves se anticiparon y sacaron sus aviones de Interjet, el cuál hoy mantiene en México un número reducido de aeronaves. Incluso, se ha visto obligado a regresar a la operación los equipos Sukhoi, que han generado muchas dudas sobre su mantenimiento ante la falta de soporte del fabricante a nivel mundial.

El peor escenario es sin duda una aerolínea débil financieramente operando equipos que tienen poco soporte de mantenimiento. Las autoridades deben estar muy atentas.