Desde el 2004, cada 21 de julio se festeja en todo el planeta el Día Mundial del Perro, que, además de servir para retribuirles en una celebración todo el amor que nos brindan día con día, fue ideado para concientizar y sensibilizar sobre el maltrato y el abandono del que los lomitos son víctimas día con día, a pesar de no merecerlo. 

No se sabe a ciencia cierta por qué se eligió esta fecha para conmemorar tal ocasión, sin embargo muchos creen que se debe al incremento de abandono de perros durante el verano, pues en muchos hogares, se regalan cachorritos durante las fiestas decembrinas y, una vez que crecen, a los seis meses, la gente suele deshacerse de ellos por haber perdido el encanto de un bebé. 

Además, este festejo busca reconocer la labor de todos los perritos que, además de brindar cariño incondicional a sus dueños, tienen un trabajo especial, como por ejemplo el de los perros de terapia  que fungen como apoyo emocional para niños autistas o con otras problemáticas o el de los perros guía encargados de ayudar a personas con debilidad visual a llevar a cabo sus labores cotidianas, por lo que debemos estar doblemente agradecidos con estas criaturas.