La Fiscalía General de la República (FGR) abrió una investigación por posible corrupción y negligencia de funcionarios ante la inundación del IMSS en Tula, Hidalgo, que derivó en la muerte de varios pacientes.

La madrugada del 7 de septiembre el Hospital General de Zona No. 5 del IMSS en Tula se inundó, quedándose sin energía eléctrica.

Debido a que el agua alcanzó el metro y medio de altura la planta de luz del hospital se dañó, lo que inhabilitó el suministro de oxígeno a pacientes COVID-19, varios de los cuales murieron.

Una investigación detalla que la doctora María Eugenia Villagrán, coordinadora Clínica del Hospital de Tula, fue la primera persona en alertar sobre la inundación del IMSS a través de un grupo de WhatsApp, a las 00:36 h.

Juan Alberto Aguilar Martínez, coordinador de Prevención y Atención a la Salud de la delegación, fue la única persona que contestó con un “Enterados”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here