Un equipo de investigadores ha encontrado en sangre señales de advertencia que podrían indicar demencia inminente y ha identificado que los niveles de ciertos microARNs (pequeñas moléculas) se relacionan con riesgo de deterioro cognitivo.

La investigación, liderada por el centro alemán de enfermedades neurodegenerativas (DZNE) y el centro médico universitario de Gotinga, se publica en la revista “EMBO Molecular Medicine“; los hallazgos se basan en estudios en humanos y experimentos de laboratorio.

La técnica aún no es apta para su uso práctico; el objetivo ahora de los científicos es desarrollar un análisis de sangre simple que se pueda aplicar en la atención médica rutinaria para evaluar el riesgo de demencia.

“Cuando los síntomas de la enfermedad se manifiestan, el cerebro ya ha sufrido un daño masivo”, explica Fischer en un comunicado del DZNE, quien añade que si esta se detecta pronto aumentan las probabilidades de influir positivamente en su curso.

El biomarcador que Fischer y sus colegas han encontrado se basa en la medición de los llamados microARNs en sangre, unas moléculas con propiedades reguladoras que influyen en la producción de proteínas y, por tanto, en un proceso clave del metabolismo de todo ser vivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here