Los cuerpos de tres personas fueron localizados en las inmediaciones de la Central de Abasto de Iztapalapa, en la Ciudad de México.

Primeros informes refieren que las víctimas son personas en condición de indigencia.

Se presume que sufrieron una fuerte intoxicación por el consumo de alimentos descompuestos.

Los cuerpos fueron hallados en un lote baldío contiguo a la Central de Abasto, zona acordonada por la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).

Tras el suceso la Policía cree que más personas pudieron consumir los mismos alimentos en mal estado, por lo que se desplegó un operativo para su búsqueda.