Héctor Astudillo, gobernador de Guerrero, detalló que la entidad no volverá a la nueva normalidad el próximo lunes 1 de junio, sino que esperarán hasta terminar la primera quincena de dicho mes y dependiendo de la evolución del COVID-19, habrá una reapertura gradual de actividades.

Astudillo Flores dejó en claro que hasta que no se tenga un control mayoritario de los contagios por esta enfermedad, será difícil volver a la actividad en Guerrero.

“De aquí al 1 de junio no hay condiciones (para la reapertura), nos vamos a correr los primeros 15 días de junio para tratar de prepararnos e ir observando cómo vamos. Mientras no tengamos la posibilidad de controlar dentro del estado y en lugares como Acapulco, Chilpancingo, Iguala, Taxco, los lugares más grandes, la manera de detener el contagio, va a ser complicado volver”, dijo

“No vamos a regresar a la normalidad porque estamos en un aumento de contagios, de fallecimientos. Si dijera que vamos a abrir, sería algo pírrico. Los primeros 15 días nos vamos a mantener como estamos, pero vamos a ser más drásticos en las medidas, lo tenemos que hacer porque es un asunto de salud”, refirió.

El mandatario estatal apuntó que ya se trabajó en la ampliación hospitalaria en lugares como Acapulco, Chilpancingo e Iguala, donde se llegó a rozar el 100 por ciento de ocupación de camas COVID-19.