El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), José Luis Arzos, aseguró este viernes que los gobiernos debían pedir disculpas al cerrar librerías y confió en que el de México permita en breve el acceso a los libros como lo ha hecho con otras actividades económicas a pesar de la pandemia.

“Que uno tenga que estar diciendo que las abran me preocupa muchísimo; deberían pedir disculpas por cerrar las librerías. En Alemania lo primero que abrieron cuando hubo oportunidad fue el acceso a los libros”, dijo el directivo a Efe.

La Caniem envió esta semana al presidente Andrés Manuel López Obrador una carta en la que reconocen la prioridad del aislamiento por COVID-19, pero piden que la cadena del libro sea ratificada como actividad esencial para la sociedad.

El 3 de agosto del año pasado el Diario Oficial reconoció a las librerías como esenciales, pero el decreto tuvo fecha de vencimiento en diciembre, lo cual le pareció extraño a Arzos porque una actividad “es esencial o no lo es y las librerías lo son”.

La Caniem confirmó que en los momentos más duros de la pandemia, entre las semanas 13 y 15 del aislamiento, las pérdidas de la industria del libro en México llegaron al 80 por ciento, luego mejoraron al 50 por ciento y en el último trimestre del año hubo una recuperación, sin embargo en lo que va del año han sido de casi el 60 por ciento.