«Deben tomarse medidas del desabasto que habría en caso del cierre de la frontera con EUA.

Ahora que inicia la fase 20-20 (de marzo a abril), el gobierno tiene que blindar y proteger los siete canales de distribución para asegurar el abasto en los principales puntos de venta al menudeo para evitar la escasez de productos. Las empresas deben evitar acaparar y no subir los precios y la sociedad debe evitar las compras de pánico.”

Este es el análisis de José Ignacio Martínez Cortés, coordinador de LACEN-UNAM y profesor del CRI-FCPyS en LNN.