El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, informó hoy que su gobierno no tiene aún reportes de detenidos o deportados, tras el inicio el pasado fin de semana de redadas contra migrantes en Estados Unidos.

El mandatario mexicano aseguró en su habitual rueda de prensa diaria que se habla de alrededor de 1.800 migrantes mexicanos que son juzgados en Estados Unidos y que podrían enfrentar un eventual proceso de deportación.

«Sobre deportados mexicanos no ha habido hasta ahora nada fuera de lo normal; es decir, no ha habido deportados», indicó el mandatario ante la prensa en el Palacio Nacional de la Ciudad de México.

«En el caso de que se diera esa deportación, estaríamos dándoles opciones y alternativas», agregó López Obrador, quien asumió el cargo el 1 de diciembre pasado.

De acuerdo con sus datos, las detenciones y deportaciones de inmigrantes en Estados Unidos han bajado en un 30 por ciento desde el pasado 7 de junio, cuando México pactó con su vecino controles más estrictos para detener el flujo migratorio, sobre todo procedente de Centroamérica.

López Obrador recordó que las redadas iniciadas por Estados Unidos son un procedimiento aparte de la estrategia acordada hace un mes entre los dos países.

«Es otra cosa. De lo que estamos hablando es de lo que se hace permanentemente en Estados Unidos y en México, acerca del acompañar a migrantes que ya no fueron beneficiados con el asilo», aclaró.

El mandatario descartó por ello enviar una nota diplomática al gobierno de Estados Unidos como lo sugirió el Senado mexicano.

Como parte del plan pactado entre México y Estados Unidos, López Obrador señaló que hasta el momento existen 1.200 migrantes centroamericanos empleados en suelo mexicano.

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció el pasado viernes en la Casa Blanca a periodistas que su gobierno tiene planes de arrestar a migrantes elegibles para ser deportados en diez ciudades del país, en un proceso que daría comienzo el fin de semana pasado.

Desde inicios de julio, la administración estadounidense especificó que las redadas planeadas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, siglas en inglés) buscarán a cerca de 2.000 familias migrantes que enfrentan órdenes de deportación.

Los operativos se llevarán a cabo en ciudades como Chicago, Houston, Los Angeles, Miami, Nueva York y San Francisco, al tomar como base casos presentados ante diez tribunales migratorios.

Representantes del ICE indicaron que las primeras acciones se trataron únicamente de operaciones «a pequeña escala».

El gobierno de México anunció el domingo que mejora las operaciones de los consulados en Estados Unidos, ante el eventual comienzo de operativos contra migrantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here