BEIJING, China.-Las autoridades aduaneras de la ciudad de Yantai, en la provincia oriental china de Shandong, han enviado de vuelta a su origen un lote de 152,6 toneladas de residuos sólidos importados, según la Administración General de Aduanas.

Las basuras, requisadas el año pasado en una inspección, son lodos de plomo generados en el proceso de reciclaje de baterías de ácido-plomo y escorias producidas durante la fundición de metales, cuya importación está prohibida en China.

China comenzó a importar desechos sólidos como fuente de materias primas en la década de 1980 y durante años ha sido el mayor importador del mundo, a pesar de su débil capacidad de eliminación de basura. Algunas empresas se han beneficiado de traer ilegalmente residuos extranjeros al país, lo que representa una amenaza para el medio ambiente y la salud pública.

Como parte de sus esfuerzos contra la contaminación, el gobierno chino decidió suspender gradualmente y por completo estas importaciones para finales de 2019, excepto las que contengan recursos no sustituibles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here