El primer ministro de Francia, Edouard Philippe, anunció hoy en conferencia de prensa que las medidas de confinamiento disminuirán paulatinamente a partir del 11 de mayo, a pesar de que el Senado se opusiera a su propuesta.

Los departamentos franceses se dividirán en tres colores según la condición del contagio, las primeras que abrirán serán las que se coloreen en color verde, seguirán las marcadas en naranja, mientras que aquellas que no podrán reactivarse serán marcadas en el mapa de la nación en rojo.

La Isla de Francia, es decir, la zona en la que se encuentra París, es una de las regiones con mayores casos, su color asignado es el rojo, por lo que se mantendrá el estudio de sus condiciones.

Las localidades verdes podrán volver a abrir los negocios excepto los liceos, los cafés y restaurantes que podrán reactivar sus actividades hasta finales de junio.

Todos los centros deberán tomar en cuenta las medidas de distancia, reglas “muy restrictivas” para el transporte y solicitarán a las empresas que puedan laborar desde casa a continuar haciéndolo.