Salvador Estrada

La chispa que provocó el incendio de la ira de las mujeres en esta capital voló, voló y voló.

Hasta el momento, según informes de la policía, la chica que acusó a cuatro elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, de haber sido violada, cambió de residencia.

Las mujeres, hartas de tantas violaciones  y feminicidios que se han dado en el país,  sacaron con furia, inusitada, rencor, odio, y en actos vandálicos, todo  su sentir contra la autoridad que no hace nada para acabar con ”policías violadores”.

El haberse mudado de casa fue para ”no ser molestada por agentes de investigación” destinados al caso que requieren pruebas para sancionar a esos policías, que supuestamente la violaron.

Pero mientras se define si son peras o manzanas, los policías fueron suspendidos, y se espera que continúenlas investigaciones y la chica sea localizada para que haga declaración de los hechos.

Mientras tanto, las mujeres “vandálicas” no serán investigadas por la autoridad competente porque la jefa del gobierno capitalino, Claudia Sheinbaun, así lo anunció, y nadie será acusada de las pintas en el Ángel y de la ruptura de los cristales de puertas  y ventanas en la oficinas de la policía capitalina y de los destrozos que hicieron en la estación del Metrobús  en la Glorieta de los Insurgentes

Y, por su parte, el jefe policiaco capitalino, Jesús Orta, informó que dialogará con organizaciones feministas para que sean las encargadas de “dar capacitación a los uniformados en cuestión de género”.

Las mujeres quieren justicia y castigo a violadores, sean policías o civiles, y se lleve a la cárcel a los asesinos de mujeres, que según datos son demasiados los feminicidios ocurridos en el país.

Aunque la jefa de gobierno ha señalado que los delitos en la Ciudad de México han disminuido, el Observatorio Ciudadano tiene informes que las agresiones contra las mujeres van en aumento.

Ese mismo organismo indica que las agresiones sexuales contra mujeres tienen un repunte de 2.56 por ciento en el primer semestre de este año, en comparación con el año pasado. También indica que gran número de los agravios no son denunciados, porque muchos de los agresores de las mujeres son conocidos o familiares.

Observatorio Ciudadano dio a conocer que por el delito de violación en lo que va del año se abrieron 667 carpetas de investigación por lo cual la Ciudad de México ocupa el lugar 15 a nivel nacional.

La jefa Sheinbaum pide contrastar los datos de incidencia delictiva y exhorta al organismo a tener una reunión para analizar los datos y recibir sus recomendaciones.

Coincidan o no los datos la ciudadanía quiere que se acabe la violencia en esta capital, sobre todo las violaciones a las mujeres y los femicidios, porque ya basta que los culpables no sean aprehendidos y castigados por la justicia.

chavasec@yahoo.com.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here