Bernardo López Rosas

¿En verdad usted se siente más seguro en este 2019? Espero que no haya tenido el infortunio de sufrir un asalto, un secuestro, o, peor aún, perder a un ser querido por la delincuencia.

De acuerdo al reporte de incidencia delictiva en el primer semestre de 2019, del Observatorio Nacional Ciudadano, los homicidios dolosos se incrementaron en el primer semestre de este año en 15 por ciento; la trata de personas, 104 por ciento; y el delito de violación dos por ciento. Además del robo a negocio y narcomenudeo.

Estas cifras sobre la Ciudad de México nos hacen reflexionar sobre si los ciudadanos aún deben esperar que las autoridades resuelvan el problema.

Los casos de presuntas violaciones por policías de la CDMX nos ponen en la disyuntiva de si debemos confiar en la instituciones, que se supone están para defendernos.

La impotencia que genera que algún delincuente afecte tu patrimonio, en el mejor de los casos; te agreda o dañe a un familiar, a veces te hace culpar a las autoridades, que ante el dolor, se muestran apáticas.

Ante esta situación ¿son válidas las autodefensas?. La historia nos muestra varios casos en los últimos años.

El municipio de Cherán, en el estado de Michoacán, es el mejor ejemplo de lo que las autodefensas, o mejor dicho de autogobierno,  pueden lograr. El 15 de abril de 2011, mujeres del municipio, cansadas de las extorsiones, secuestros y asesinatos, que provocaban los grupos criminales, decidieron crear un grupo colectivo para defender el bosque, el territorio y la vida.

A ocho años del autogobierno, la comunidad ha logrado brindar comida para todos sus habitantes, no existe el crimen, además que se ha logrado con éxito el empoderamiento de las mujeres.

Otros ejemplos poco afortunados se dieron en La Ruana, Tepalcatepec y Buenavista, Michoacán. En un principio, estos grupos funcionaron en sus objetivos, sin embargo, la discordia provocó que comenzaran a dividirse y enfrentarse.

El presidente López Obrador dijo que no está de acuerdo con este tipo de agrupaciones porque no funcionan, pero el ejemplo de Cherán desmiente esa afirmación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here