El Fondo Monetario Internacional (FMI) llamó a los Gobiernos a controlar el gasto público para preservar la solidez de las finanzas y a no seguir una tendencia que suele producirse en los años electorales: gastar más y gravar menos.

“La historia y la evidencia empírica muestran que los gobiernos tienden a gastar más y gravar menos durante los años electorales” y 2024 es un año “particularmente desafiante”, con decenas de comicios que afectan a más de la mitad de la población mundial, explicó a EFE en una entrevista el director del Departamento de Asuntos Presupuestarios del fondo, Vítor Gaspar.

El FMI publicó los últimos datos de su monitor fiscal y calculó que en 2024 volverá a haber un ajuste fiscal y el déficit mundial cerrará el año en 4.9 por ciento del PIB, frente al 5.5 por ciento que registró al cierre de 2023.

Sin embargo, se espera que la consolidación fiscal a mediano plazo siga siendo modesta, y se prevé que el déficit general se estabilice en 4.3 por ciento del PIB para 2029, alrededor de 0.7 puntos porcentuales más que en 2019.

En cuanto a la deuda mundial, se prevé que este año cierre en 93.8 por ciento del PIB y que continúe subiendo hasta cerca del 100 por ciento del PIB para 2029 (98.8 por ciento), un aumento liderado por algunas economías grandes como China, Italia y Estados Unidos, que necesitan adoptar medidas “urgentemente” para abordar los desequilibrios entre el gasto y los ingresos, señala el Fondo en su informe.