La llegada de marzo anuncia el cambio de estación, ya que si bien estábamos acostumbrados a las ráfagas frías del aire invernal, la primavera traerá consigo el aumento de las temperaturas.

Los días soleados llegarán acompañados por una serie de fenómenos que se avistarán en el cielo, entre los que se destacan una Luna Nueva, otra Llena y la elongación cuádruple de tres planetas con el satélite natural de nuestro Sistema Solar.

El término astronómico “elongación” se refiere a un fenómeno visual, apreciado desde la Tierra, en el que la distancia entre el Sol y un planeta crean un ángulo, el cual tiende a variar dependiendo de las características del cuerpo celeste.

En esta ocasión, Mercurio, calificado como un planeta interior por su gran cercanía al gran astro, alcanzará su valor máximo angular antes del amanecer, a las 03:48 horas de la Ciudad de México (CDMX), lo que lo convierte en un fenómeno de elongación oeste u occidental.

Comúnmente, el planeta más cercano al Sistema Solar logra un ángulo entre los 18° hasta los 28°. El 6 de marzo logrará una figura de 27.3° al oeste solar y brillará con una magnitud oscilante de tan sólo 0.1%. Su falta de luminosidad tiene que ver con que la brillantez del Sol la opaca, por lo que será visible sólo en algunos momentos.

Estos sucederán cuando Mercurio alcance su mayor separación con la estrella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here