Bernardo López

Los proyectos del Tren Maya y Transistmíco son dos proyectos que tienen como objetivo expandir las zonas de influencia de Estados Unidos por el continente americano, principalmente en el sur de México y en Centroamérica, y no un desarrollo de las comunidades locales como dice el presidente de la República.

Estados Unidos, de acuerdo con analista Andrés Barreda, ha buscado los caminos más cortos para conectar el oeste con el este, sin embargo siempre se ha topado con las montañas rocallosas; encontraron que la solución más corta cruza por México. Comenzó proyectos como el tren Chihuahua-Pacífico; los proyectos más contemporáneos son el Plan Puebla-Panamá; el corredor Nuevo Laredo-Lázaro Cárdenas, que se bifurca a Manzanillo; y el corredor Matamoros-Mazatlán.

A estos corredores de trasiego de mercancías se sumarán el proyecto Corredor Transistmíco, que comenzará en Salina Cruz (Oaxaca) y terminará en Coatzacoalcos (Veracruz), y el Tren Maya, que conectaría a la Península de Yucatán, pero que a su vez tendría vasos comunicantes con Centroamérica.

El caso del Tren Maya no tendrá como fin el desarrollo social integral de las zonas por donde cruce debido a que el capital que realizará las obras provendrá principalmente de inversionistas estadounidenses (no me asombraría la mano de Black Rock involucrada), quienes tienen como objetivo, siempre, explotar las zonas naturales hasta su exterminio.

Otro aspecto que se debe resaltar es que Fonatur tiene que entregar 25 estudios y proyectos para que se puedan iniciar las proyecciones de costos, así como los obstaculos que enfrentará el trazo de la vía (autopistas, ríos, tendido eléctrico, áreas protegidas, así como zonas arqueológicas.

Este proyecto fue licitado sin consultar a los pueblos de la región y se realizará en nombre de la democracia, como lo expresó López Obrador. Esperemos que no sucedan asesinatos extraños de líderes comuneros, como el caso de Samir Flores, en Morelos, o el de Leonel Díaz urbano, en Puebla, quienes se opusieron a proyecto hidroeléctricos.

El Tren Maya y el Corredor Transistmíco son proyectos más atractivos para Estados Unidos pues reducen los tiempos de traslados de mercancías, algo que no sucede con el Canal de Panamá, donde solo pueden transitar barcos de 3 mil contenedores, cuando hoy hay buques con capacidad para 13 mil, además de que cruzar el canal puede tardar hasta 8 horas.

Además, podrían ser las conexiones que necesita Estados Unidos para un desplazamiento más rápido de su Ejército, pues cuenta con varias bases militares: tres en México, tres en Honduras, 12 en Panamá y nueve en Colombia, así como ocho en Perú y dos en Paraguay.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here