• Entre 250 mil y 300 mil de estas empresas, podrían cerrar al finalizar el año, pero López prefiere atender otros temas de menor importancia 
  • El mayor cierre de tiendas se dará en el Centro y Sur del país, debido a que la caída de ventas está ligada a los lugares donde hay más marginación y pobreza 

María Escalante García  

Los casos por COVID-19 continúan en aumento esto ha afectado gravemente a la economía mexicana que inclusive de acuerdo a datos de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC), al finalizar el año podrían cerrar entre 250 mil y 300 mil pequeños comercios del país. Sin embargo, es un tema que poco preocupa al presidente López Obrador quien prefiere atender otros temas de menor importancia.  

El mayor cierre de tiendas se dará en el Centro y Sur del país, porque la caída de ventas está ligada a los lugares donde hay más marginación y pobreza en México. 

“Hay mucha preocupación y desesperanza en que pueda haber una segunda ola de la pandemia. Esto lo tiene el comerciante y la sociedad en su conjunto, es algo muy difícil de aguantar; el tema fundamental es que hay un hartazgo generalizado porque ha habido muchos mensajes encontrados, se han dado falsas expectativas”, señaló Cuauhtémoc Rivera, presidente de la ANPEC. 

A inicios de año existían un millón 200 mil pequeños comercios en México; al primer trimestre de la pandemia la ANPEC estimó que habían cerrado 150 mil unidades, producto de las afectaciones económicas. De acuerdo con la décimo tercera encuesta del organismo, por una reactivación económica alrededor de 7 por ciento de los encuestados afirmó estar a punto del cierre y 73.35 por ciento indicó que ha tenido bajas en ventas entre 30 y 50 por ciento.  

Go Zero Waste, la app que localiza las tiendas donde comprar sin plástico

Canasta básica se encarece 

Los 33 productos de consumo obligado de la canasta básica cerraron el mes de septiembre con un aumento interanual promedio de 25 por ciento, señaló la ANPEC. 

De acuerdo con el monitoreo mensual de la ANPEC, en el último trimestre el tomate verde se encareció 49.7%, en tanto, el precio del arroz subió 47.6%, el limón, 46.24%, frijol, 44.4%; lentejas, 42%, cebolla, 39.9%, jitomate, 35.29%, chile serrano, 24.44%, café soluble, 23%, azúcar, 18.33% y chocolate en polvo, 9.29%. 

Entre los productos que mostraron alza en precios se encuentran el arroz, huevo, jitomate, aguacate, cebolla y limón. Los de mayor consumo son los empaquetados y los que se han dejado de consumir son artículos de aseo personal, embutidos, lácteos, dulces, quesos y comida enlatada.  

El aumento se debe principalmente a una mayor demanda de productos registrada en la pandemia de Covid-19, que se focalizó en lo más esencial, como los alimentos y servicios básicos, además de los efectos directos del confinamiento en las tendencias de consumo. 

Perspectivas_Canasta_basica

“El hecho de que los muchachos no vayan a las escuelas y la tendencia, general, sea procurar quedarse en casa con semáforos naranjas y amarillos, eso está generando ultrademanda que le ha metido presión al precio de los productos con precios al alza”, expuso el titular de la ANPEC. 

En este tenor, el organismo sostuvo que la reactivación económica que se necesita debe ser con bases sólidas de consumo, con el uso responsable del crédito y no con un consumo artificial que lleve a la morosidad.  

De los mil 142 encuestados, 89.90% observó que a los clientes no les alcanza para la canasta básica y que muestran dificultades para surtir productos básicos para el consumo familiar.  

De los pequeños comerciantes, 88.17 por ciento afirmó que el consumo que realizan en sus unidades es diario. “Está desapareciendo el formato del surtido de la despensa, se compra lo que se compra a diario; el canal moderno está pasando cada vez más a formatos de proximidad, como una vía para poder acercar más sus negocios”, indicó Rivera.  

Compras fiadas 

Ante la pérdida de empleos y de poder adquisitivo provocado por el COVID-19, 20 por ciento de los clientes de tienditas piden “fiado”, informó el presidente de la ANPEC.  

“El COVID-19 ha empujado a que el 78.41 por ciento del pequeño comercio fíe a un 20% de sus clientes, además de que el consumo es diario, mientras que el formato del surtido de despensa está desapareciendo”, afirmó el titular de la ANPEC. 

Agregó, “La cultura de lo fiado está relacionada con la reactivación económica, es decir, que recuperemos los empleos perdidos. Si no logramos recuperar la ocupación laboral la gente va a seguir pidiendo fiado”. 

La encuesta realizada por la asociación revela que 73% de este tipo de establecimientos han visto una reducción en sus ventas, éstas varían mucho, pero oscilan entre 30 y hasta 50%, comparadas con lo que vendían antes de la pandemia. 

En este sentido a causa de la pandemia el 20.51% de los comercios incrementó la entrega a domicilio a través de WhatsApp; y 26% tiene un empleado con una aplicación de contacto para hacer dichas entregas.  

De los encuestados 83 por ciento dijo que aún no tiene medios de pago electrónicos, por lo que el pago en efectivo sigue siendo el predilecto en el canal; Cuauhtémoc Rivera sostuvo que “no hay condiciones” para el uso de plataformas como el sistema de cobro digital (CoDi).  

Datos COVID-19 

Hasta el cierre de esta edición en el mundo suman más de 45,1 millones de contagios y 1,1 millones de muertos. En México se acumulan 90 mil 773 fallecimientos y 912 mil 811 casos. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here