• NASA detalló que misión tripulada al planeta rojo podría durar 30 días y viajarían un año nueve meses 
  • La exploración involucrará a cuatro tripulantes, dos que deberán permanecer en órbita, mientras los otros dos visitarían la superficie del planeta 

María Escalante García 

La NASA ha dado a conocer sus próximos objetivos para la exploración espacial humana, detallando la forma en que podría realizarse una misión tripulada de 30 días en la superficie de Marte. A pesar de que faltan por lo menos años y quizá hasta décadas para que el hombre ponga un pie en el planeta rojo por primera vez en la historia, ya se está planeando el número de astronautas que formarán parte del viaje y cuál sería el rol de cada uno durante la misión. 

De acuerdo con Kurt Vogel, director de arquitecturas espaciales de la NASA, la misión a Marte involucrará a cuatro tripulantes, dos que deberán permanecer en órbita, mientras los otros dos visitarían la superficie del planeta. 

Este equipo también tendría acceso a los suministros enviados al planeta rojo de antemano, a través de un módulo de aterrizaje de 25 toneladas, mismo que proporcionaría energía y movilidad a los astronautas, así como un vehículo de ascenso, desplegado previamente con combustible, para que ambos puedan regresar a la órbita una vez concluida la misión. 

Vogel también comentó que los dos miembros que deberán vivir hasta un mes terrestre en la superficie marciana podrían utilizar una instalación presurizada, que les proporcionaría tanto alojamiento como la posibilidad de completar las investigaciones científicas. 

Además, los astronautas deberán acondicionarse a la gravedad parcial del planeta, solamente un tercio de la que existe en la Tierra, para poder maximizar el número de experimentos que puedan realizar durante ese periodo. 

Vogel y su equipo llegaron a la conclusión de que se pueden tener dos configuraciones de misiones: una de corta y de larga estancia. En el caso de la corta, implicaría un viaje de ida de 217 días, 30 en el planeta y 403 más para el regreso a la Tierra, un total de 650 días, o poco más de un año y nueve meses. 

Por otro lado, para el de larga estancia se necesitarían 210 días de viaje inicial, 496 en Marte y 210 para poder regresar con un total de 916 días de misión o dicho de otra forma, dos años y medio para ir y regresar a la Tierra. 

De estas dos opciones Vogel señaló que la más factible de momento era la de 30 días, pues se tienen que considerar otros detalles como la logística y los costos inherentes a la misión. 

Eso sí, los viajes podrían haberse más cortos, pero implica quemar más combustible, algo que la propia NASA señala no es posible todavía con la tecnología de motores actuales, pero que podría avanzar con la llegada del SLS para las misiones Artemis, así como otros desarrollos como el de SpaceX para aterrizar por primera vez en la superficie del planeta. 

En el caso de las misiones que se han lanzado a Marte han tardado entre 128 y 333 día en llegar, aunque eso sí, en estos casos no necesitan regresar a la Tierra, por lo que su velocidad puede ser mayor, ya que no requieren guardar combustible para volver. 

Aire en Marte 

La atmósfera marciana es delgada: su volumen es sólo el 1 % de la atmósfera terrestre. Dicho de otro modo, hay un 99 % menos de aire en Marte que en la Tierra. Esto se debe en parte a que Marte tiene la mitad del tamaño de la Tierra. Su gravedad no es lo suficientemente fuerte como para evitar que los gases atmosféricos escapen al espacio. 

Y el gas más abundante en el aire marciano es el dióxido de carbono. Para los habitantes de la Tierra, es un gas venenoso en altas concentraciones. Afortunadamente, constituye mucho menos del 1 % de nuestra atmósfera, pero en Marte, el dióxido de carbono supone el 96 % del aire. 

Mientras tanto, Marte casi no tiene oxígeno; es sólo una décima parte del aire, no lo suficiente para que los humanos sobrevivan. 

Si se trata de respirar en la superficie de Marte sin un traje espacial que suministre oxígeno, se moriría en un instante, debido a la baja presión atmosférica, herviría la sangre, ambas cosas casi al mismo tiempo.