• PIB mexicano acumuló ocho contracciones consecutivas, cuatro de ellas resultado de la pandemia 
  • SHCP prevé que para agosto o septiembre economía mexicana opere al 100 por ciento 

María Escalante García   

La economía mexicana avanzaba lentamente previo a la pandemia por Covid-19, pero durante la emergencia sanitaria el problema se agudizó gravemente, provocando que el Producto Interno Bruto (PIB) acumule ocho contracciones consecutivas, de ellas cuatro son resultado del SARS-CoV-2, esto genera un futuro incierto para el país.  

A esto se suma las malas evaluaciones que sigue recibiendo México por parte de las calificadoras, en días pasados Moody’s refrendó la calificación Baa1 de la deuda soberana del país sin modificar la perspectiva negativa. La calificadora advirtió un mayor riesgo en cuanto a que el crecimiento a mediano plazo se podría ver afectado por la falta de fortaleza de la demanda interna. 

En este sentido la economía mexicana disminuyó 2.9% en términos ajustados por temporalidad o 3.8% con datos “originales” en los tres primeros meses de 2021, respecto al mismo periodo de 2020. La baja de la economía fue superior al 3.58% que esperaba el consenso del mercado que elaboró el Banco de México (Banxico) con más de 30 economistas nacionales y del extranjero.  

La diferencia equivale a poco más de 2 mil 400 millones de dólares o lo que es lo mismo a dos quintas partes del PIB de Tlaxcala. Con ocho descensos en la economía, es la peor recesión en la historia mexicana, según se desprende de la información que liberó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).  

El PIB de las Actividades Terciarias creció 0.7 por ciento mientras que el de las Actividades Primarias descendió 1.3 por ciento. El de las Actividades Secundarias, por su parte, se mantuvo en 0.0 por ciento, al igual que en el trimestre anterior.  

Julio Santaella, presidente del Instituto, apuntó que la segunda ola de la pandemia de COVID-19 en México fue la que ralentizó la recuperación del Producto Interno Bruto durante el primer trimestre de 2021, dejándolo en un nivel similar al del segundo trimestre de 2016.  

Estas condiciones habrían surgido, principalmente, sumado a la crisis de gas que hubo en febrero pasado. La escasez de gas natural, traído desde Texas, afectó a México, y por ende llevó a que varias armadoras automotrices como Audi, Honda y Ford, a detener operaciones en sus fábricas.  

En esa misma temporada, varias entidades del país regresaron a semáforo rojo epidemiológico por COVID-19, lo que llevó a muchos negocios que operaban de nuevo, a cerrar sus puertas una vez más.  

En los dos trimestres previos, el último y penúltimo de 2020, la economía del país había registrado avances de 3.3 y 12.4 por ciento, gracias a la reapertura de negocios ocurrida entre julio y diciembre.  

Sin embargo, se prevé un nuevo impulso en la recuperación de la economía durante el segundo trimestre de 2021, debido al avance de la vacunación al grupo poblacional entre los 50 y 59 años de edad y el reinicio de clases presenciales.  

Hacienda optimista  

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) prevé que para agosto o septiembre del presente año esté operando al 100 por ciento la economía mexicana.  

“Para finales de agosto o principios de septiembre esperamos tener completamente abierta la economía y que esté operando al 100 por ciento de su capacidad”, adelantó el subsecretario Gabriel Yorio durante la presentación del Informe de Finanzas Públicas y Deuda Pública al primer trimestre de 2021.  

En caso de que sea de esta manera, la expectativa de crecimiento de Hacienda podría cambiar. Se mantiene la expectativa de crecimiento de 5.3 por ciento de la economía mexicana debido al fortalecimiento del mercado interno, la reapertura de la economía gracias al proceso de vacunación acelerado, una mayor demanda de nuestras exportaciones, además de una mejor perspectiva de crecimiento en Estados Unidos.  

El subsecretario de Hacienda agregó que hay contratos con siete farmacéuticas para la adquisición de 240 millones de vacunas contra COVID-19, los cuales inmunizarán a 140 millones de personas en México.  

El gasto directo de las dependencias del Gobierno de México fue mayor al programado en 48.2 mil millones de pesos; se impulsó la expansión en el sistema de salud, se afianzó la red de protección social y la inversión pública.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here