• El 80% de las pacientes se les diagnostica cáncer de mama en las últimas etapas
  • En México existen 14 mil nuevos casos al año, este mal se presenta en mujeres y hombres

María Escalante García

El cáncer de mama es una de las principales causas de muerte en mujeres de la República Mexicana, aproximadamente 16 de cada 100 mil mexicanas fallecen víctimas de este padecimiento de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en los últimos 20 años las defunciones han aumentado de manera drástica, debido a que el 80% de las pacientes se les diagnostica en las últimas etapas es decir entre la tercera o cuarta.

Se estima que en México existen 14 mil nuevos casos anuales de esta enfermedad que se presenta de forma prematura entre los 20 y 59 años de edad, en la que células proliferan de manera anormal e incontrolada en el tejido mamario, se da tanto en mujeres como en hombres, aunque es poco común en el sexo masculino.

Según datos del Inegi durante el año 2015, este tipo de cáncer tuvo una incidencia mayor en los estados de Colima, Campeche y Aguascalientes, en contrasentido las entidades de Tlaxcala, Guerrero y Chiapas registraron menos casos. El índice más alto de mortalidad durante el referido año lo obtuvo Chihuahua, Nuevo León y la Ciudad de México con alrededor de 20 fallecimientos por cada 100 mil mujeres, de 20 años y más. Campeche registro menos muertes debido a esta enfermedad.

Cada año durante el mes de octubre se llevan a cabo campañas mundiales de sensibilización en relación a esta enfermedad, específicamente el día 19 del citado mes se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama, incluso los edificios y monumentos más significativos del mundo se visten de color rosa en apoyo a las mujeres que enfrentan este padecimiento. El listón rosa también es símbolo de la lucha contra este mal. 

 

Detección a tiempo

En 2018, el cáncer ascendió a 18 millones de casos nuevos y 9.6 millones de muertes en el mundo. En México, la estrategia de detección consiste en realizar la autoexploración y la exploración clínica a mujeres de los 20 y 25 años de edad, respectivamente, y la mastografía de tamizaje en mujeres de 40 a 69 años, ya que éste último grupo es el más afectado por dicha enfermedad.

Uno de las prometedoras novedades para el diagnóstico de esta enfermedad, se da a través del desarrollo de nuevas tecnologías como lo es ahora con ayuda de biosensores adaptados a una prenda de vestir que permiten el registro de cambios de temperatura en los pechos. Julián Ríos, emprendedor mexicano desarrollo junto con otros compañeros, EVA que es un brasier que sirve para la detección del tumor en etapas tempranas y es que solo el 15 por ciento de los casos se detecta en las primeras fases.

Respecto a este tema Enrique Bargalló, oncólogo del Instituto Nacional de Cancerología, comentó que esta prenda es una herramienta y una tecnología que finalmente tiene una visión muy clara de aportar diferentes condiciones, para disminuir la mortalidad y la detección de esta enfermedad a tiempo.  

Existen varios tipos de cáncer de mama dependiendo que células sean afectadas, entre los que destacan el adenocarcinoma, que tiene su origen en las células que producen glándulas; cáncer de seno inflamatorio, siendo este el más frecuente de los tumores invasivos y responsable de cerca del 1 al 5 por ciento de los casos detectados; y el carcinoma lobulillar, el cual crece en los lobulillos de las glándulas productoras de la leche del seno, pero que no atraviesan la pared de los lobulillos.

La Procuraduría Federal del Consumidor señaló que en Guadalajara y Mérida los estudios para prevenir el cáncer de mama son más caros, con un rango de 480 a 2 mil 100 pesos por ultrasonido de mamas y mastografía dependiendo del laboratorio clínico, en tanto Monterrey y la Ciudad de México tienen precios más accesibles para que las mujeres puedan realizarse las pruebas necesarias para prevenir esta enfermedad.

El titular del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, indicó hace unos días que este instituto ha realizado más de 5.6 millones de exploraciones anuales para la prevención y detección del cáncer de mama. El IMSS cuenta con 284 mastógrafos en los que se realizan cerca de 18 estudios al día. En este sentido el Senado de la República también se sumó a las acciones de prevención y ofrecerá exámenes clínicos gratuitos para la detección oportuna de esta enfermedad, a partir del 20 de octubre de este año.

Pasos para la autoexploración

  1. Colocarse frente a un espejo con las manos en la cintura y los hombros hacia atrás, observar ambos senos; fijarse si hay algún cambio de tonalidad, textura, hundimientos, enrojecimientos o bultos.
  2. De pie, ya sea frente a un espejo o al momento de bañarse, colocar una mano en la nuca y con la otra tocar el seno, esto con la finalidad de identificar dolor y/o abultamientos. Primero se debe palpar alrededor de la mama y subir poco a poco hasta llegar a la axila. Al final, apretar el pezón para ver si no surge algún tipo de líquido. Repetir las mismas acciones con el otro seno.
  3. Este mismo procedimiento se debe realizar en ambos senos, pero ahora recostada, apoyándose de una pequeña almohada o toalla enrollada bajo el hombro.

Si el cáncer de mama se detecta a tiempo es curable, la autoexploración debe ser al menos una vez al mes -de preferencia 7 días después de la menstruación- en caso de encontrar alguna anomalía se debe acudir de inmediato al médico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here