Andrés Suárez Ramírez

Las preseas para premiar a los mejores paratletas del mundo ya están listas, el diseño de las medallas para esta justa deportiva fue innovador y único en la historia, con escritura braille, rasgos particulares de la ciudad de Japón y del movimiento paralímpico.

Al igual que las preseas de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, las medallas paralímpicas formaron parte del “Proyecto Medalla Tokio 2020”, donde durante dos años se recolectaron aproximadamente 78.985 toneladas de dispositivos electrónicos en más de 1,600 municipios de Japón. Finalmente se fabricaron alrededor de 5 mil medallas.

Sin embargo, a diferencia de los Olímpicos, para la justa paralímpica fue la diseñadora Sakiko Matsumoto quien le dio vida a estos metales que ahora cuentan con un significado impresionante y que en cada detalle esconden rasgos de la cultura japonesa.

Las medallas tienen en la parte delantera el logo de los Juegos Paralímpicos, acompañado de un abanico tradicional de Japón que cada abertura representa “la vitalidad de los corazones de las personas y simbolizan el entorno natural cautivador y vivificante de Japón en forma de rocas, flores, madera, hojas y agua.”

Estos elementos están representados con diversos relieves que generan una sensación única al tacto. Además, las hojas del abanico están unidas por el “kaname” o puntos vitales. En la parte trasera las preseas tienen la leyenda “Tokio 2020” en sistema braille, así como pequeñas hendiduras circulares en el costado para identificar si son de oro, plata o bronce.

De acuerdo con el Comité Paralímpico Internacional (CPI), es la primera vez en la historia del movimiento paralímpico que las medallas contarán con estos detalles táctiles para los atletas con discapacidad visual.