El Ministerio de Exteriores de España convocó este lunes al embajador ruso en Madrid, Yuri Klimenko, a raíz de la muerte en la cárcel del opositor ruso Alexéi Navalni el pasado viernes, según fuentes diplomáticas.

El ministro de Exteriores español, José Manuel Albares, dijo hoy que la muerte del Navalni está “totalmente injustificada y nunca debería haberse producido”, y aseguró que el “responsable último es evidentemente quien le puso injustamente en prisión por motivos políticos”.

Albares se reunió hoy en Bruselas con la viuda de Navalni, Yulia Navalnaya, junto al resto de ministros de Exteriores de la Unión Europea, y pidió que Rusia aclare cuanto antes las causas de la muerte “de forma creíble”.

“He expresado mi apoyo a Yulia Navalnaya, al igual que lo expreso a tantos defensores de la democracia y las libertades. El Gobierno de España siempre, en todos los lugares del mundo, está al lado de aquellos que defienden la democracia, la libertad y los derechos humanos”, dijo el ministro en una rueda de prensa, al término de la reunión de los ministros comunitarios.

Para honrar a la memoria del opositor, el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, propuso hoy que el régimen de sanciones sobre derechos humanos europeo reciba el nombre de Alexéi Navalni.