La presencia dominante de la mutación británica del coronavirus, un sistema ineficaz de rastreo de contagios y un tardío confinamiento nacional han hecho que Eslovaquia, socio de la Unión Europea (UE), encabece actualmente el ránking mundial de fallecimientos por COVID-19, con más de 16 muertos diarios por millón de habitantes en los últimos siete días.

El país centroeuropeo de 5.4 millones de habitantes afrontó prácticamente indemne la primera oleada de la pandemia hace un año, con un saldo de apenas 28 muertes atribuidas al virus entre marzo y septiembre pasado, pero desde entonces la cifra de fallecimientos se ha disparado hasta 6 mil 350.

Según el portal “Our World in Data”, vinculado a la Universidad británica de Oxford, Eslovaquia registraba este viernes una media de 16.1 muertos por millón de habitantes en siete días, la tasa más alta de mortandad por el SARS-CoV-2 en el mundo, por delante de Portugal (13.4) y la República Checa (11).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here