Fragon 

En la columna anterior comentamos la efervescencia que se vive en Hidalgo ante el próximo proceso electoral con miras a renovar el Poder Ejecutivo Estatal para el 2020. Diversos actores políticos resurgen en múltiples modalidades. Unos, incluso, diezmados. Otros, desde las cenizas.  

Uno de ellos es precisamente el senador hidalguense Julio Ramón Menchaca Salazar. Aquí, dimos cuenta desde hace tiempo la débil imagen pública que tenía y que poco le socorría. Este mismo contexto padecen varios políticos y funcionarios de Hidalgo. 

Franqueó el tiempo y la indiferencia total del senador Menchaca fue insoslayable. Pero ante el tema de la próxima sucesión gubernamental, el mismo legislador federal quizá reflexionó respecto al urgente cambio de imagen pública y las relaciones con los medios de comunicación. 

Finalmente, el pasado viernes, Jesús Maqueda, quien fungía como su jefe de prensa, fue relevado. El experto camarógrafo (quien generó polémica en el sexenio de Osorio Chong) careció de los finos tactos en las relaciones públicas. 

No es una tarea fácil llevar la prensa en la Cámara Alta o Cámara Baja. El poder legislativo demanda perfiles natos para negociar. Para la sociabilidad y atención con cualquier medio sin distingos.   Ante este detrimento, y mediante meticuloso análisis, Julio Ramón Menchaca, hizo movimientos en su equipo de trabajo. 

Tania Meza Escorza fue instalada como nueva titular de la difusión del senador Menchaca. Un yerro más del legislador. Integró a su equipo a una polémica periodista, ya que Tania encabezó a finales del 2020 el Concejo Interino del Ayuntamiento de Pachuca, y destacó por desoír a la mayoría del gremio de comunicadores hidalguenses. Se olvidó de dónde provenía.  

Concedía entrevistas a su selecto círculo de amigas y amigos comunicadores. Al resto, los ignoró. El pecado de soberbia y egocentrismo fue descomunal. Insoslayable. Amén del nefasto trabajo como alcaldesa interina.  Y durante este lapso, sus redes sociales de la flamante comunicadora, estuvieron enclenques.  

Basta un vistazo a su cuenta de Twitter de Tania. Su última publicación data del 28 de julio y apenas cuenta con mil 255 seguidores. Ínfima interacción con los internautas. De hecho, un cuestionable yerro del área de comunicación de Julio Menchaca fue enviar un boletín a los medios de comunicación alusivo a la nueva designación.  

En algunos grupos de WhatsApp de periodistas hidalguenses criticaron el nombramiento… así como el boletín. ¿A caso no bastaba una foto en las redes sociales del senador?  Trabajo titánico le depara a la nueva titular de prensa. Velaremos si realmente modificó su empatía con los medios de comunicación y desterró a los oídos sordos aderezados de indiferencia. Ojo: no es lo mismo Hidalgo, que la prensa en el Senado de la República.  

Independientemente de las aspiraciones políticas que tenga el senador -ex priista y ahora morenista-, deberá reflexionar para nuevas estrategias que abonen a su imagen pública. Porque hace mutis en el tema de su asistencia al polémico evento masónico consumado en el Palacio de Bellas Artes. Nada tendría de anómalo si no fuese convocado por Naasón Joaquín García, líder de iglesia La Luz del Mundo detenido en el 2019 en Estados Unidos acusado por presuntos abusos a menores… Al tiempo.