• Sigue la danza de los suspirantes para diputados federales y Congreso local 

FRAGON 

En la columna anterior comentamos que ya empieza la inquietud por parte de los suspirantes que pretenden postularse para ocupar una curul. Ya sea vía federal (En San Lázaro) o bien local (Congreso de Hidalgo). 

Pero como reza el típico refrán católico “El llamado a misa… todos. Los elegidos, pocos”. Y lógicamente, dentro de esta inquietud hay quienes se promueven bajo el agua. Aparecen “sin querer” en medios locales. Tal es el caso del titular de Educación, Atilano Rodolfo Rodríguez Pérez. Los expertos en temas políticos lo dan por descontinuado, ante su nefasto y gris paso por la SEPH. 

Además, recordemos que la mayoría de secretarios de Educación que han brincado en su intento por algún cargo de elección popular, se quedan varados. El más reciente caso fue Sayonara Vargas, quien inició el sexenio de Omar Fayad. Posteriormente, fue postulada por el PRI a diputada federal y al final no ganó y fue hasta multada por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). 

2.- Benjamín Rico Moreno. Otro priista que anhela participar en alguna contienda electoral. De hecho, renunció a la Secretaría del Medio Ambiente para concretar la unción como abanderado rumbo a la alcaldía de Pachuca. Sin embargo, el palomazo fue para un desconocido: Sergio Baños, empresario, -más no fiel militante del PRI-. Un tipo refrito como sucedió con el señor de los laboratorios médicos, Eleazar García. 

Y bueno, Benjamín, sabía perfectamente que al no lograr sentarse en la silla de la Casa Rule, negoció el palomazo para la diputación local o federal. Pero, de algo sí hay certeza: por alguna de estas opciones contendrá en el 2021. No de balde renunció a la dependencia que alberga los temas del medio ambiente en Hidalgo. 

Rico Moreno es un político de antaño. Su clímax despegó en la época del entonces gobernador Jesús Murillo Karam, quien lo sentó y le confió la Secretaría de Obras Públicas. En ese periodo -conoció e hizo amistad- con Omar Fayad, actual mandatario hidalguense, quien cuando llegó a la alcaldía de Pachuca, cobijó a Rico Moreno. Desde entonces, no se le despegó. Hábil, fraguó su confianza. 

Sin embargo, su pecado del ingeniero y empresario constructor, es su pedigüeña mentalidad, centrada y focalizada en cosechar amistad con un selecto grupo de periodistas locales. Desoyendo -como pringa de lluvia- cualquier crítica periodística. Precisamente, por este mal insoslayable que le aqueja, se duda que consagre una buena sintonía con todo el gremio periodístico. Amén de su enquistada terquedad… 

3.- Erika Araceli Rodríguez Hernández, es a quien también se le menciona en esta danza de suspirantes. Actual secretaria general del Comité Directivo Estatal del PRI en Hidalgo, ya fue diputada federal en el año 2015. Dicho sea de paso, tuvo un pésimo desempeño y pobre tarea legislativa en San Lázaro. Empero, busca a todas luces cualquier escenario político para brincar al Congreso local, ya que cedió la candidatura para la alcaldía de su natal municipio: San Agustín Tlaxiaca. Continuará…