Fragon 

Recientemente, la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (Enpol) 2021 -elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI)-, reveló múltiples problemas que imperan al interior de los centros penitenciarios en México. Males enquistados y casi imposibles de erradicar. 

Entre las anomalías que se enlistan, resalta la existencia de grupos de los mismos reos que cogobiernan las cárceles en nuestro país. Un padecimiento insoslayable que aumenta irremediablemente.  

A nivel nacional, el 36.7% de la población privada de la libertad señaló que, en los últimos meses, se dieron cuenta que los mismos reos realizan actividades de seguridad o funcionamiento del centro penitenciario de manera parcial o total. 

La encuesta también señala que el 23.5% de los reos ha visto el manejo de llaves de las celdas por otros presos; el 16% ha sido testigo que reos controlan las riñas por el dominio del penal; el 13.3% de los reos participa en la vigilancia de celdas; el 12% reporta que han tenido que pagar cobros a internos por la prestación de bienes y servicio, y el 11% ha sido testigo del pago de protección al interior de estos centros penitenciarios. 

Además, la información estima otros actos de corrupción: el 53.3% de los presos paga dentro del penal por el pase de lista; el 43.2% por tener aparatos eléctricos; el 34% por cambiar de celda; 32% por tener agua potable; 30% por recibir medicamentos y 24% por tener acceso a un teléfono. 

El INEGI reveló que en 2021, en México había 200 mil 500 reos. De ellos 94.3% son hombres y 5.7% mujeres. Y la mayoría es población penitenciaria joven, ya que el 62% se encuentra entre los 18 y 39 años. Este estudio precisó que, el robo, es el principal delito en el proceso y en la sentencia para las personas privadas de la libertad. 

Hidalgo no es la excepción en este tipo de temas. Destaca el escenario de la corrupción que predomina al interior de los centros penitenciarios. Este “cáncer” lacera a los internos. Sus familiares se ven obligados a desembolsar un promedio de 3 mil pesos para evitar que sean molestados en sus distintas modalidades al interior de la cárcel.  

Penoso: el 12.6 por ciento de reclusos en Hidalgo, es decir 583 internos, revelaron haber sido víctimas de actos de corrupción al interior del centro penitenciario. De ese total, 80.7 por ciento ¡responsabilizó a los custodios! Sin embargo, se detectó que también un 40 por ciento es víctima de los internos.  

Un dato para destacar: el 41.4 por ciento de los que confirmaron estas prácticas, indican que más de 3 mil pesos pagaron por actos de corrupción. El 30.6 por ciento señaló que tuvieron que desembolsar entre 501 y 3 mil pesos. Lo drástico: el 95 por ciento no se atrevió a presentar una denuncia por tales hechos. Es decir,  la mayoría vive con ese temor ante la complacencia de las autoridades.  

El Cereso de Pachuca brilla por su mayor frecuencia de actos de corrupción. De los encuestados, 214 confirmaron un hecho. OJO: nueve personas lo denunciaron. El 95.5 por ciento decidió callar.   

DUDAS EN LA PGJEH.-  El joven estudiante, Sebastián Yáñez, fue hallado sin vida en Ciudad Sahagún, Hidalgo. A través de una video conferencia, lo informó hace dos semanas el procurador de Justicia de Hidalgo, Alejandro Habib Nicolás. Prevalecen múltiples dudas ante un nefasto manejo de difusión. (Continuará…)