Resulta paradójico que mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador pidió en su conferencia matutina de este jueves que se le tenga confianza al titular de la Semarnat, Víctor Manuel Toledo Manzur, en cuanto a consultas a la población y manejo correcto de las políticas ambientales, él, sin ocultar su pasado como asesor de movimientos anti minas en Puebla, envíe personal suyo a diversas comunidades de Sonora para analizar la situación ambiental de la Cuenca del Río Sonora, con abiertas intenciones de manipular en contra de este sector.

La semana pasada se realizaron ocho reuniones para escuchar la opinión de la comunidad sonorense a fin de determinar las acciones a seguir para remediar la situación ambiental de esta zona, sin poner en riesgo empleos o cierre de empresas.

Desafortunadamente el personal enviado por el secretario Toledo Manzur manipuló las reuniones y, aliado con dos grupos opositores Poder y Cuenca del Río, impidieron que los presidentes municipales del área donde participan las empresas mineras, se hicieran presentes y que tampoco convocaran a ciudadanos que están en pro de la generación de empleos, con el pretexto de no provocar enfrentamientos.

Si a eso le agregamos que, sin esperar a que su equipo le informara del resultado de la reuniones con la comunidad, Víctor Manuel Toledo recibió a un pequeño grupo de los opositores y, a control remoto, prometió que en dos semanas ofrecerá alternativas de solución para el Río Sonora.

Dado su pasado como asesor de grupos opositores a la instalación de empresas mineras, es probable suponer que, con el pretexto de hacerle caso a la población, no resuelva con justicia ni anteponiendo la protección al ambiente y la conservación de fuentes de empleo, tal y como lo demandó el presidente López Obrador en su conferencia matutina de este jueves, sino que tenga una carga parcial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here