El gobierno alemán advirtió hoy de que el desarrollo positivo de los contagios, con una clara incidencia a la baja durante las últimas semanas, no solo se ha visto frenado sino revertido con una tendencia de nuevo ligeramente al alza y aludió a la dificultad de reactivar la vida pública en este contexto.

En una rueda de prensa ordinaria, el portavoz del Ejecutivo Steffen Seibert, recordó que la incidencia acumulada en siete días ha vuelto a situarse por encima de 60 después de haber bajado diariamente en el conjunto del país hasta llegar a cerca de 56 casos por cada 100 mil habitantes.

El factor semanal de reproducción, que durante mucho tiempo osciló entre 0.8 y 0.85 -lo que implica que cada cien infectados contagian de media a entre 80 y 85 personas más-, “vuelve a estar claramente por encima de 1, lo que no es un buen desarrollo”, dijo.

El único desarrollo que todavía es positivo es el retroceso de pacientes ingresados en las ucis, aunque recordó que este dato refleja siempre una situación epidemiológica desactualizada ya que entre el contagio y la hospitalización transcurren varios días.

Seibert se mostró preocupado por el aumento de las infecciones con la variante británica, “más peligrosa por ser notablemente más contagiosa”, que actualmente representa entre un 20 y un 25 por ciento de los positivos por coronavirus en Alemania y que, según cabe esperar, se extenderá aún más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here