El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, propuso hoy a los líderes del G7 el envío de una misión de observadores internacionales a la frontera entre Ucrania y Bielorrusia.

En declaraciones citadas por la agencia ucraniana “Interfax“, argumentó que Moscú está intentando involucrar a Minsk en la guerra con la excusa de una supuesta provocación de Kiev, que sin embargo no planea ningún tipo de medida militar contra Bielorrusia.

No obstante, para eliminar estas “narrativas” e incluso la sospecha “de cualquier presunta amenaza de nuestra parte”, la solución pasa por enviar a observadores internacionales que supervisen la situación en la frontera, dijo durante una videoconferencia con los líderes de Estados Unidos, Canadá, Japón, Reino Unido, Francia, Italia y Alemania.

Pidió además a sus homólogos del G7 que dieran una “respuesta simétrica” a Rusia tras los ataques más recientes y que suministren a Kiev sistemas de defensa antiaérea y antimisiles de medio y largo alcance.

“A nivel del Grupo de los Siete y de la totalidad del mundo democrático, debemos responder simétricamente: si Rusia ataca el sistema energético y la estabilidad energética de nuestros países, debemos bloquear su sector energético con sanciones”, afirmó.