Mientras el Gobierno del presidente Joe Biden pondera la extensión o cancelación del polémico Título 42 de expulsión expedita de migrantes solicitantes de asilo en la frontera con México, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) indicó que se prepara para un incremento potencial de la migración.

En aplicación de esa norma sanitaria, iniciada por el gobierno del expresidente Donald Trump (2017-2021) hace dos años y que vence hoy, más de 1.6 millones de migrantes han sido expulsados en la frontera de manera expedita.

Los Centros para Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) de EE.UU. deben concluir hoy su revisión de la norma, y el gobierno anunciará si continúa su aplicación o la suspende.

Una notificación de DHS dio detalles de su “estrategia integral para encarar un incremento potencial en el número de encuentros (con migrantes indocumentados) en la frontera”.

Esa estrategia incluye el “despliegue de recursos para lidiar con volúmenes incrementados, un trámite migratorio más justo y eficiente, el procesamiento y deportación de quienes no tienen razones válidas (para solicitar) asilo”.

Un funcionario de DHS, en una conversación con periodistas, dijo que las autoridades necesitan estar preparadas “para lo que se considera una contingencia potencial, que es que la suspensión del Título 42 pueda incrementar los flujos” de migrantes.