Rusia intensificó hoy su ofensiva en el Donbás, pero continuó los bombardeos en Chernígov y la región de Kiev, pese a haber anunciado un día antes “una reducción radical” de la actividad militar en el norte ucraniano.

El Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Ucrania afirmó hoy que las tropas rusas continúan retirándose de los territorios de las regiones de Kiev y Chernígov, pero consideró que Rusia solo “ha renunciado temporalmente al objetivo de bloquear” la capital ante “las importantes pérdidas” que ha sufrido.

Indicó que Rusia “está acumulando fuerzas en la zona de exclusión de la planta nuclear de Chernóbil”.

El portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashénkov, precisó hoy que Moscú lleva a cabo una “reagrupación programada” de las tropas rusas en ambas regiones para poder centrarse en la “liberación del Donbás”.

Durante la primera etapa de la operación militar especial (…) se planeaba obligar al enemigo a concentrar sus fuerzas, recursos y equipos en la defensa de grandes ciudades”, incluida la capital, para “maniatarlos en el campo de batalla” y “no permitirle usar esas fuerzas en el principal objetivo ruso, el Donbás”, señaló.