Luis Mena Pantoja

Después de un largo periodo vacacional, entremezclado con la cuarentena causada por la pandemia del Covid-19, la Universidad Nacional Autónoma de México reanudará clases el próximo lunes 21 de septiembre.

Este nuevo semestre tendrá una particularidad: será totalmente en línea en la inmensa mayoría de los planteles escolares de bachillerato, licenciatura y posgrado que conforman la UNAM, y no en una modalidad híbrida, como se había anunciado hace algunos meses.

Para el ciclo escolar 2019-2020, esta institución educativa contó con una matrícula total de 360 mil 883 alumnos -de los cuales 111 mil 569 cursaron bachillerato, 217 mil 808 estudiaron licenciatura, 30 mil 634 hicieron un posgrado y 872 estuvieron inscritos en el curso propedéutico de la Facultad de Música-, que fueron atendidos por un total de 41 mil 332 académicos.

Un estudio elaborado por la UNAM, en el marco de la contingencia sanitaria, estimó que cerca de 72 mil estudiantes de preparatoria y licenciatura, que representan alrededor del 20 por ciento del total de su matrícula estudiantil, están en peligro de abandonar sus estudios tras la pandemia por el Covid-19 o ya se dieron de baja para el próximo ciclo escolar, al considerar que no están en condiciones de tomar clases.

Esta situación es particularmente complicada para los alumnos foráneos, que provienen de otras entidades, o aquellos que pertenecen a familias de escasos recursos y enfrentan la falta de equipos de cómputo y conexión a internet para tomar clases en línea, así como para quienes padecen problemas emocionales derivados del confinamiento por la cuarentena.

A pesar de esta situación, el secretario General de la UNAM, Leonardo Lomelí Vanegas, informó que difícilmente se podrán reanudar en lo que resta del año 2020 las actividades presenciales o semipresenciales en el común de los planteles.

“En lo que resta de este año lo más probable es que no (se regrese al esquema presencial). Tendríamos que llegar a semáforo verde, pero se ve muy remoto. No lo podemos descartar en la medida que veamos la evolución de la epidemia, pero aún si hay semáforo verde la universidad haría su evaluación y tendríamos que planear cómo usar las instalaciones y organizar la docencia para que sólo viniera un tercio de la población escolar”, adelantó.

En este sentido, el funcionario consideró que los nueve meses que ha estado sin actividades académicas presenciales gran parte de la UNAM constituyen una experiencia que marcará a esta institución, como sucedió con el terremoto de 1985. “Esta generación quedará marcada por la emergencia sanitaria”.

A nivel nacional, la Secretaría de Educación Pública estimó que, a consecuencia de la emergencia sanitaria, el ocho por ciento de los estudiantes de nivel superior abandonaron sus estudios; mientras que a nivel básico -primaria y secundaria-, cerca del 10 por ciento de los escolares desertaron y no concluyeron el ciclo escolar 2019-2020.

El subsecretario de Educación Superior de la SEP, Luciano Concheiro Bórquez, señaló que desde el gobierno federal se solicitará a todas las universidades, públicas y privadas, que los estudiantes que abandonen sus estudios puedan recuperar e inscribir nuevas materias cuando estén en condiciones de hacerlo.

“(Los alumnos) pueden inscribirse en el año que sigue e ir acompañando con procesos muy importantes de reincorporación. La consigna podríamos decir así, es que nadie se quede atrás. Hacer un esfuerzo enorme porque ese abandono se pueda abatir”, ofreció.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here