Aleinad Mina

El director español Luis Buñuel reconocido dentro del ámbito surrealista, creó su propio escenario cinematográfico, su filmografía se articula en narrativas de subjetividades vinculadas al deseo que no se desprenden del ámbito social y político. Por esto las películas de Buñuel son realidades absurdas que no dejan de representar la vida cotidiana, por esto articula un estilo propio y con un buen matiz de humor.

Quizá por su conciencia política, sus ideologías freudianas y sus propios intereses artísticos logra ser uno de los cineastas más distinguidos del siglo XX.  Tanto en su cine de autoría como en el mercantil, las películas de Buñuel, nos  presentan principalmente una cultura que cuestiona los límites de la razón mediante una lógica del deseo y lleva a sus personajes a situaciones extremas que terminan en dilemas morales absurdos.

Incursionó en el cine mexicano con películas como El Gran Calavera, Gran Casino, Viridiana y Los olvidados, entre otras. Está última ganó el premio Ariel de Oro y mejor dirección en el Festival de Cannes. La cinta de Los olvidados presenta una historia trágica, que retrata la vida marginal de unos muchachos de la Ciudad de México, bajo una secuencia onírica.  Esta película es un ejemplo de cómo sus filmes siempre tendrán alusiones sobre lo irreal sin dejar de representar una realidad social particular que se vincula con la subjetividad de los personajes.

Su interés de psicoanálisis, no se reduce al tópico onírico ya que sus principales elementos cinematográficos se inclinan más sobre el deseo, la sexualidad, y el humor. El enfoque surrealista va acompañado de tesis freudianas dado que el psicoanálisis, especialmente desde Freud y Jung acompañaron a la revolución intelectual de inicios del siglo XX. En El discreto encanto de la burguesía y ese oscuro objeto del deseo son ejemplos de la narrativa del psicoanálisis en donde el humor, los fetiches sexuales y lo onírico se presentan como totalidad del filme. 

Por último, Buñuel vivió durante la guerra civil española, sus ideologías políticas se inclinaron por el comunismo, aunque no era militante. Tanto su producción artística  como en su vida personal mostró tener una marcada influencia de los problemas sociales y políticos que marcaron aquella época. Esto deja huella en su pequeño documental Las Hurdes y Los olvidados, aquí retrata claramente una desigualdad social causada por el desinterés político. En su estreno, ambas producciones causaron polémica y descontento por parte de la prensa. Tras la censura por el gobierno franquista de producir en España, el cineasta consigue en México su segunda nacionalidad. En éste país se realiza la mayor parte de su producción cinematográfica, por lo que se considera uno de los directores más importantes del cine mexicano.

Uno puede explorar la vasta producción de Buñuel para encontrar una visión auténtica, que mantiene a sus personajes entre un humor cotidiano y una profunda complejidad; no por nada Carlos Fuentes, Octavio Paz y Gabriel Figueroa, admiraron la producción artística y el estilo del cineasta.

Para adentrarse al legado de Buñuel, se encuentra vigente la exposición Luis Buñuel en México que se presenta en La Galería de la Cineteca Nacional, hasta el 19 de abril del presente año. El recorrido  es una retrospectiva que toma como eje sus textos escritos, su estancia en México, su vida personal y la producción de sus películas más emblemáticas. El horario es de martes a domingo de 11:00 a 21:00 horas. La entrada general tiene un costo de $65, precio especial para estudiantes, maestros y beneficiarios del INAPAM.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here