Luis Mena Pantoja 

El otro virus (2020), es un libro del pintor sonorense Fernando Robles, acompañado por textos de Elena Poniatowska y Javier Rivas, que permite redimensionar la obra plástica del artista, y expone su visión de la miseria en la vida cotidiana de la Ciudad de México, como una bitácora de las inequidades e injusticias de la realidad social. 

“Son los personajes que saqué de la gente que duerme en la calle en el bulevar Álvaro Obregón y es impresionante cómo en la oscuridad son personajes que se les borran las facciones, y solamente se ve el volumen de sus cuerpos tirados en camas de cartón que ellos hacen y se ponen un plástico negro encima. Se amarran para no caerse de las bancas y en la noche, con la poca luz que hay, parece Semefo, parece que son cuerpos muertos que están esperando ser revisados. Es patético y se ve irónico con todo lo que hay en la colonia Roma, los bares abiertos, la estridencia de la música y los cuerpos tirados como herida negra en el bulevar”, explicó el autor.  

Durante la presentación del libro, organizada por el Fondo de Cultura Económica y efectuada en la Librería Rosario Castellanos, Javier Rivas destacó la calidad artística de la obra de Fernando Robles, en la que emplea pocos trazos y pocos colores, pero logra un gran dramatismo.  

“Yo una vez dije que no es una obra bonita, no es hermosa, y es cierto. En una ocasión escuche a un director de orquesta, Benjamín Zander, decir que para ser grande en el arte no necesariamente se tiene que ser bello, y yo creo que estamos ante una obra así: no es bella, pero es grande, simple pero grande”, aseguró el coautor.  

Al respecto, Guadalupe Beatriz Aldaco Encinas, directora general del Instituto Sonorense de Cultura, expresó que esta obra literaria surge de un contacto doloroso del autor con las personas de menores recursos, “con los pobres de los pobres… ellas, ellos los que no tienen derecho a los derechos”, a las que la sociedad tiende a invisibilizar, y que se aparecen como figuras fantasmales.   

“Al abrir el volumen, cuidadosamente diseñado, labrado y pulido como una obra de arte que encierra otra, queda advertido el contemplador de que Fernando Robles no es de los que simplemente acude al sitio de la dolorosa inspiración, para trasladar al lienzo o al papel los resultados digeridos de lo que vio, sino que se compenetra, se imbrica con los sujetos de su obra, no puede ser de otra manera”, afirmó.  

“En cada imagen grabada está el artista camuflado respirando por las mismas heridas de los entes que delinea, de otra manera esta colección no tendría la capacidad de remover las mismas entrañas, las vísceras, y despertar y conmover en grado sumo la conciencia, el poder de hacer reverberar el cuerpo de sensaciones y la razón de pensamiento”, expresó.  

Este libro, coeditado por el Instituto Sonorense de Cultura y Ediciones Tecolote, fue ganador de la mención de la categoría Libro de Arte del Premio Antonio García Cubas 2021 al Mejor Libro y Labor Editorial, y nominado a los Premios Caniem 2021.