En esta semana, la Liga MX sólo ha publicado a Oribe Peralta (Guadalajara) como el único jugador positivo de Covid-19, pero no quita la preocupación de contagios dentro del Guardianes 2020.

Rafael Baca fue uno de los primeros casos en el Cruz Azul, con su prueba revelada el 15 de junio. El mediocampista cementero pasó 15 días aislado y estuvo a la orden para la Copa por México y, posteriormente, para el torneo oficial.

El mexicano solicitó transparencia para todos los involucrados en el futbol nacional, para evitar contagios y que el certamen se dispute sin mayores complicaciones.

“Algunos ya estuvimos y no nos dimos cuenta. La única forma es que se pueda controlar, si empiezas a sentir síntomas, reportar. Es la mejor manera. Lo más peligroso es que alguien presente un síntoma, diga nada y se ponga a entrenar. La realidad no es algo fuera de lo común, que puede pasar. Uno debe decir la verdad, para no poner en riesgo”, dijo Baca, en teleconferencia.