El COVID-19 puede parecer con el tiempo un resfriado porque los virus tienden a debilitarse a medida que se extienden entre la población, según Sarah Gilbert, la científica de la Universidad de Oxford que desarrolló la vacuna de AstraZeneca.

“Normalmente vemos que los virus se vuelven menos virulentos mientras circulan más fácilmente y no hay razones para pensar que tengamos una versión más virulenta del SARS-CoV-2”, dijo Gilbert en un seminario web de la Royal Society of Medicine.

Según ella, la población desarrollará inmunidad como pasa con otros coronavirus estacionales, que provocan los resfriados.

“Eventualmente, el SARS-CoV-2 será uno de esos”, dijo.

En el mismo sentido se refirió este jueves John Bell, prestigioso profesor de medicina de la Universidad de Oxford.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here