La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció hoy su decisión de mantener la propagación del COVID-19 como una emergencia sanitaria internacional o pandemia porque “no es el momento de bajar la guardia”, sino más bien de que los países sigan preparándose para enfrentar este tipo de crisis.

El director general de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que el Comité de Emergencias de la OMS (órgano compuesto por científicos independientes) ha recomendado no cambiar el nivel de alerta en relación con la covid en vista de que el virus sigue transmitiéndose de forma intensa y su evolución es imprevisible.

En este contexto, agregó que se debe continuar con los esfuerzos para que vacunas, tratamientos y otras herramienta desarrolladas para enfrentar la pandemia sean distribuidas de forma equitativa entre los países y dentro de ellos, y que se avance en la vacunación de los mayores de 60 años.

Cubrir las brechas que siguen existiendo en el acceso a las vacunas “es la mejor manera de protegernos de futuros brotes”, comentó en una conferencia de prensa.

El presidente del Comité de Emergencia de la OMS, Didier Houssin, sostuvo que “no ha llegado el momento de relajarse con respecto a este virus”, ni de perder de vista la importancia de seguir haciendo pruebas de diagnóstico.