El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, regresó a Japón este lunes, en la víspera de la inauguración de los Juegos Paralímpicos de Tokio, para asistir a la ceremonia de apertura que tendrá lugar mañana, día 24.

En principio todos los participantes de los Juegos, incluidos atletas y otro personal llegado desde fuera del país, deben guardar al menos tres días de cuarentena estricta antes de afrontar el resto de las 14 jornadas del período con movimientos controlados, pero se hará una excepción con Bach para que asista al acto inaugural.

El máximo responsable del COI aterrizó en el aeropuerto tokiota de Haneda poco antes de las 8:00 h local y fue filmado horas después saludando y charlando con voluntarios a su llegada a su hotel en la isla artificial de Odaiba, en la bahía.

Bach regresó a Japón una semana después de la llegada del presidente del Comité Paralímpico Internacional (CPI), Andrew Parsons, que se reunió hoy con la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike.

Ambos reconocieron los retos que entraña la celebración de la competición, pero dijeron esperar expectantes por “ver el desempeño de los atletas de todo el mundo”, en palabras de Koike recogidas por la cadena pública NHK.